El Ayuntamiento aparca 'sine die' todos sus entuertos urbanísticos

El equipo de Gobierno da el silencio por respuesta a las peticiones de la oposición para poner arreglo a numerosos frentes urbanísticos. El parque de maquinaria, las sentencias de El Corte Inglés o el Hotel Corona, el plan el casco histórico, el Bretón, la pesquera... siguen sin solución.

Los 'entuertos' urbanísticos sin resolver se acumulan sobre las mesas de los responsables del equipo de Gobierno en esta materia. Y no parece que importe mucho, porque a pesar de las reiteradas peticiones de los grupos de la oposición una decena de tropiezos municipales siguen sin resolverse a pesar de que hace meses, años en algunos casos, que se espera una solución.

 

"A todo se nos da el silencio por respuesta", la menta el concejal socialista Fernando Vegas, que no es el único que ha preguntado por algunas de las cuestiones en materia de licencias e incumplimientos, expedientes espinosos a los que no se da salida. También lo ha hecho, incluso en el pleno, el concejal de Ganemos, Gabriel Risco, con el mismo resultado. Un inmovilismo que mantiene un buen número de cuestiones importantes en vía muerta a pesar de las importantes consecuencias.

 

Es el caso del parque de maquinaria, una inversión que lleva parada desde 2008 y que iba a costar 3,1 millones de euros. Una sentencia prohibió al Ayuntamiento construir en la zona y sacó a la luz la ocultación de un informe contrario de CHD. El pasado junio de este año el Tribunal Superior de Justicia de Castilla y León anulaba la resolución de la Conferencia Hidrográfica del Duero por la que se autorizaba la realización de las obras del Parque de Maquinaria de Limpieza Urbana ubicado en Huerta Otea.

 

Algo parecido ocurre con la licencia del Hotel Corona Sol. A principios de 2014 la justicia anuló el estudio de detalle en la trasera del Hospital de la Santísima Trinidad con el fin de “resolver” alguna de lasilegalidades del edificio que había construido con anterioridad en la trasera de Hospital, reconvertido en hotel. Entre las numerosas irregularidades del edificio destacaba un exceso de volumen construido, que se trataba de solucionar transfiriendo la edificabilidad de una de las parcelas aun no construidas al nuevo edificio. El equipo de Gobierno insiste en la legalidad de las licencias y, anulado el estudio de detalle, prepara una modificación del PGOU a medida para legalizar todo lo construído, ante la negativa de la oposición y la incredulidad de los vecinos.

 

Otro tanto ocurre con la solución al solar del antiguo teatro Bretón, que fue derribado a toda prisa en mayo de 2009, pero que permanece vacío más de seis años después. El Ayuntamiento de Salamanca se ha inhibido por completo de dar una salida a esta situación, con un solar enorme en mal estado a 100 metros de la Gran Vía. Según la formación ecologista que denunció la situación en 2009, el Ayuntamiento se comprometió a hacer una modificación puntual del PGOU para garantizar que el 15% del solar se destine a usos culturales y haga posible el pequeño auditorio proyectado dentro del hotel y el parking subterráneo de 490 vehículos que completa el proyecto. Pero nada se ha hecho de eso. El consistorio asegura que no hace falta esa modificación, que el propietario pidió más edificabilidad y no se le concedió y que está parado por la crisis, pero no se ha vuelto a retomar.

 

 

EN RUINA DESDE 2007

 

El Ayuntamiento también ha permitido que un céntrico edificio en la Rúa Mayor se encuentre en situación de ruina desde hace ocho años. Se trata del antiguo Hotel Universal, inmueble que ha generado numerosas actuaciones por el mal estado en que ha estado durante años, los desprendimientos que se produjeron y su apuntalamiento. Su situación ha dado mucho que hablar. Pero el Ayuntamiento de Salamanca no ha obligado a los propietarios, ni a los anteriores ni a los actuales, a llevar a cabo una rehabilitación definitiva. Se suma a los más de 40 solares del casco histórico en los que se combinan ruinas y falta de actuación. O la inacción en el solar junto a la iglesia de San Martín, dos meses esperando por una lona que lo tape.

 

También ha optado por la inacción el Ayuntamiento de Salamanca en el caso de la pesquera de Tejares, que sufrió un derrumbe hace dos meses y sobre la que no se han hecho gestiones en ninguna dirección, territorio abonado por las discutibles relaciones entre Ayuntamiento y CHD.

 

 

SIN PROTECCIÓN AL PATRIMONIO

 

Lo mismo ocurre con el plan de protección del casco histórico, un documento que el alcalde Alfonso Fernández Mañueco propuso consensuar a finales de 2012, pero que no ha pasado por el pleno a pesar de que se presentó en su redacción casi definitiva. En diciembre de 2013 se presentó el primer Plan de Gestión de la Ciudad Vieja, que servirá para "la protección eficaz y la puesta en valor" del patrimonio artístico-cultural en su casco histórico. Se dijo que iba a ser debatido y mejorado con la participación de diferentes colectivos y expertos, para su aprobación durante 2014.

 

La falta de este plan impide homogeneizar todas las actuaciones en el casco histórico. El Ayuntamiento mantiene que  ya se está aplicando y que los documentos transitorios recogen las medidas de protección adecuadas.