El Ayuntamiento aparca la principal medida de futuro para el tráfico de Salamanca

Apuesta por "seguir reflexionando" sobre la implantación del carril bus de Gran Vía y la avenida de Mirat, dos de las principales propuestas del Plan de Movilidad pensado hasta 2020.

El Ayuntamiento de Salamanca va a mantener 'en cuarentena' la puesta en marcha de dos de las medidas más publicitadas en materia de tráfico. Se trata de los carril bus pensados para la Gran Vía y la avenida de Mirat, dos propuestas del Plan de Movilidad que teóricamente tendrían que estar cerca de su implantación que, como máximo, está prevista para 2020. Sin embargo, ninguna de las dos medidas parece lista por las implicaciones que tienen para el tráfico, o más concretamente, para la restricción del tráfico privado que supondrían.

 

De este modo, dos medidas ampliamente publicitadas por el equipo de Gobierno para 'vender' el plan de movilidad se quedarían en el aire porque el consistorio estaría repensando propuestas que se dieron por perfectamente válidas hace sólo tres años. Actualmente, el único carril bus de la ciudad (compartido con taxi, motos y bicicletas según las señales) es el que une El Corte Inglés con la plaza de España por María Auxiliadora, y parece que será así todavía un tiempo.

 

La confirmación de las dudas ha venido este viernes en el pleno del Ayuntamiento de Salamanca, donde Ganemos pedía tomar cartas en la implantación de estos nuevos carril bus ya que son medidas previstas en el plan aprobado en 2013 en solitario por el PP. Para Ciudadanos, es precipitado ponerse ahora a ello y el PSOE cree necesario volver a evaluar dónde poner ese tipo de carriles exclusivos y repensar la medida.

 

En cuanto al equipo de Gobierno, el concejal del área, García Carbayo, ha reconocido que habilitar carril bus en algunas zonas obliga a muchos cambios "que no son de hoy para mañana y sobre los que hay que seguir reflexionando". Eso, después de criticar a Ganemos por pedirle que implante medidas que él mismo aprobó. "El carril bus es una medida a considerar, el de María Auxiliadora está plenamente asumido, pero su extensión requiere de una reflexión", ha dicho el concejal.

 

Así que estos dos carriles de uso exclusivo están en el aire. Para la avenida de Mirat estaba prevista la incorporación de un carril bus en ambos sentidos y un punto de encuentro de visitantes próxima a la puerta de Zamora, con lo que esta avenida quedaría con dos carriles en cada sentido y no los 2-3 que alterna. Esta era una medida comprometida a corto plazo (el plan se aprobó en 2013 y muchas medidas vienen propuestas desde 2012) y que no tiene visos de realidad.

 

Tampoco se ha vuelto a saber nada de la creación de un carril bus-bici en la Gran Vía, que cambiaría por completo la fisonomía de esta avenida. Era una de las medidas de mayor calado del plan y está prevista a largo plazo, pero hoy por hoy no sólo no hay señales de que vaya a hacerse realidad, sino que tampoco parece viable por las consecuencias que tendría que el tráfico rodado.

Noticias relacionadas