El Ayuntamiento adaptará los impuestos con la subida del 3% del IPC

El Consistorio no solicitará al Ministerio de Economía y Hacienda la revisión de los valores catastrales de los inmuebles de la capital, evitando así un incremento derivado del IBI
El Ayuntamiento de Salamanca actualizará los tributos, precios públicos y tarifas para el próximo año al Índice de Precios al Consumo (IPC) interanual del mes de agosto, que se situó en el 3 por ciento de ascenso con carácter general y en el 3,2 por ciento en el caso del transporte público urbano.

Así lo ha anunciado el alcalde de Salamanca, Alfonso Fernández Mañueco, quien ha explicado que tal y como se comprometió con todos los salmantinos el Consistorio continuará realizando “un gran esfuerzo” y adaptará los impuestos al IPC interanual de agosto, que es inferior al de septiembre, que se situó en el 3,1 por ciento.

Ha subrayado, además, que esta medida se extenderá para las tasas, tarifas y precios. En la línea de “no cargar más las economías de las familias salmantinas”, el alcalde de la ciudad ha recordado otras actuaciones adoptadas recientemente como la devolución del incremento del cobro IBI de 2008, que beneficiará a cerca de 80.000 contribuyentes.

Asimismo, ha anunciado que el Ayuntamiento de Salamanca no solicitará al Ministerio de Economía y Hacienda la revisión de los valores catastrales de los inmuebles de la capital, evitando así un incremento derivado del IBI.

Por otra parte, el alcalde de Salamanca ha señalado que las tarifas del transporte urbano se adaptarán tomando como referencia el IPC interanual de agosto de este sector, que se situó en el 3,2 por ciento, también inferior al de septiembre, que fue del 3,5 por ciento.

De esta manera, ha detallado, el Billete Ordinario y el Bono-Bus especial no se modificarán (1 euro y 0,03 euros por viaje, respectivamente); el Bono-Bus Ordinario pasará de 0,53 euros por viaje a 0,55 euros, y el abono mensual se adaptará al IPC del transporte, pasando de 20,10 euros a 20,75 euros.

BONIFICACIONES

Asimismo, Alfonso Fernández Mañueco, ha explicado que en los precios públicos y tarifas para 2012 se mantendrán las bonificaciones fiscales que ofrecía hasta ahora el Ayuntamiento de Salamanca.

Entre ellas cabe destacar, en lo que se refiere al apoyo a la promoción de VPO, la bonificación del 50 por ciento de la cuota del Impuesto de Bienes Inmuebles (IBI) durante los ocho años siguientes a su calificación definitiva, y la que afecta a la tasa de licencia urbanística por la construcción de este tipo de viviendas (reducción del 60 por ciento para las de régimen especial, del 50 por ciento para las de régimen general, y del 40 por ciento para las de precio concertado).

E igualmente las bonificaciones que, dependiendo de los ingresos de la unidad familiar, pueden llegar al 100 por ciento de las tarifas de las escuelas infantiles municipales y de la Escuela Municipal de Música y Danza; al 25 por ciento de la tarifa por suministro de agua potable y alcantarillado; o al 50 por ciento de la tasa de recogida de basuras y de la tarifa por la utilización de algunos servicios deportivos.

Asimismo, los usuarios del autobús urbano que pertenezcan a unidades familiares que no superen determinados ingresos se benefician de una tarifa bonificada de 0,03 euros por viaje (bono-bus especial).

El regidor municipal ha destacado, también, que para el próximo ejercicio se transformará la tasa relativa al Vertedero Municipal de Residuos Inertes (escombrera), instalación que ha dejado de funcionar por aplicación de la normativa vigente, por una nueva tarifa relativa a la utilización de la nueva Estación de Transferencia de Residuos de Construcción y Demolición (RCDs).

"FACILIDADES" EN EL PAGO

Alfonso Fernández Mañueco ha recordado que, con el objetivo de “continuar facilitando a los particulares y empresas el pago de sus tributos”, el Ayuntamiento de Salamanca sigue ofreciendo el “Pago a la carta” a doce meses para todos los tributos de carácter periódico. El único tributo que se excluye de esta modalidad de pago es el Impuesto de Actividades Económicas (IAE).

El “Pago a la carta” permite que los contribuyentes que a 1 de enero de cada año aparezcan en los censos tributarios de cobro periódico y domicilien el pago de todas estas obligaciones tributarias, puedan pagar las mismas en doce plazos iguales el último día de cada mes. Esta modalidad de pago no supone ningún recargo o interés alguno salvo que se produzca la devolución por la entidad bancaria.