El Ayuntamiento acelera los trámites para adjudicar el contrato del bus

Vehículo del servicio del bus urbano, en la Gran Vía (Foto: Chema Díez)

Dispone para este mismo miércoles la apertura de la única oferta tras conocer la inadmisión del dictamen sobre el recurso de Globalia. La empresa, que todavía no tiene comunicación oficial, lo estudiará para decidir qué medidas toma.

El Ayuntamiento de Salamanca ha fijado para este mismo miércoles, día 22 de enero, el acto con el que se retoma el proceso para la concesión del nuevo contrato del bus. En ese día está prevista la apertura del sobre de la única oferta que ha llegado, la de Salamanca de Transportes, la actual concesionaria. Una decisión con la que se acelera el proceso para resolver este importante contrato una vez que el recurso de Globalia contra el pliego del contrato ha sido inadmitido.

 

El Ayuntamiento de Salamanca ya tiene en su poder la respuesta oficial del Tribunal Administrativo de Recursos Contractuales de Castilla y León sobre el recurso que presentó Globalia a finales de 2013 y que ha tenido parado el proceso de adjudicación durante varias semanas. En el dictamen, y según fuentes municipales, este tribunal declara la inadmisión del recurso, un veredicto que no significa que se haya desestimado la reclamación, sino que el tribunal no ha entrado al fondo de la cuestión. Esto podría deberse a un defecto de forma en el recurso; o al hecho de que el tribunal considere que la empresa no puede presentar un recurso de este tipo o que este tipo de contratos no sean susceptibles de ser recurridos.

 

En todo caso, fuentes de Globalia aseguran que esperarán a recibir la notificación oficial del dictamen, que todavía no les ha llegado, y que será entonces cuando sus servicios jurídicos tomen una decisión sobre la postura de Globalia. En su recurso, el grupo de Juan José Hidalgo argumentaba que el pliego de condiciones para la contratación del servicio del bus urbano de Salamanca por los próximos 12 años, y un importe cercano a los 140 millones de euros, no cumplía la normativa europea e impedía la libre concurrencia de empresas en igualdad de condiciones. Entre los motivos, que establece que el servicio se debe prestar con un número de autobuses propulsados a gas similar al que ya opera la actual concesionaria, que partiría así en ventaja.

Noticias relacionadas