El autobús urbano recibe un certificado de calidad por el servicio prestado

Entrega del certificado (Foto:F.Rivas)

Esta certificación de la Cámara de Madrid ha analizado tanto las 13 diurnas como la línea nocturna

El Ayuntamiento de Salamanca ha recibido este viernes la norma UNE-EN 13816 que certifica la calidad de todas las líneas del autobús urbano, tanto las 13 diurnas como la línea nocturna.

 

Esta certificación, entregada en Salamanca por el director de la Cámara de Madrid, Miguel Garrido, al alcalde, Alfonso Fernández Mañueco, es la primera de este tipo que la Cámara de Madrid —única Cámara en España acreditada como entidad certificadora— otorga en Castilla y León.

 

Según ha explicado Fernández Mañueco, a diferencia de otras normas, es “específica” del transporte urbano y mide los aspectos que demanda el propio usuario, como la puntualidad, la regularidad, la comodidad, la seguridad, la atención al cliente, la ocupación, la accesibilidad, la información ofrecida o el impacto ambiental de la actividad.

 

El alcalde ha afirmado que, en el contexto económico actual, es “una obligación y una necesidad” tomar decisiones para “ofrecer los mejores servicios al menor coste”.

 

Bajo esta premisa, el regidor municipal ha recordado que recientemente presentó la propuesta para optimizar el servicio del autobús urbano. El objetivo, según ha añadido, es “seguir mejorando un servicio de alta calidad como corrobora la certificación recibida”.

 

Al acto de entrega celebrado en el Ayuntamiento, además del alcalde de Salamanca y el director gerente de la Cámara de Comercio e Industria de Madrid, han asistido también el concejal de Protección Ciudadana, Ángel Lago; el director de Innovación y Competitividad de la Cámara de Madrid, Javier Méndez; el presidente y el director general del Grupo Ruiz, Gregorio Ruiz y Alberto Egido, respectivamente, así como el gerente de Salamanca de Transportes, Alfredo Ibáñez.

 

PROCESO DE CERTIFICACIÓN

 

El proceso de certificación ha constado de dos fases. Por un lado, la Cámara de Madrid realizó una auditoría que se realiza en las propias instalaciones de la empresa concesionaria, Salamanca de Transportes.

 

Actuación que se completó con lo que se denomina “visita del cliente misterioso” en la que un auditor, sin conocimiento de la empresa, actuó como un usuario más, adquiriendo billetes o tarjetas, viajando en los autobuses urbanos de las diferentes líneas o requiriendo información.