El Atlético durmió líder

Un serio Málaga puso en muchos problemas al Atlético.

El Atlético de Madrid logró este sábado la victoria en La Rosaleda ante el Málaga (0-1), gracias a un gol de Koke, y se coloca líder en solitario a la espera de lo que haga el Barcelona este domingo en la decimoctava jornada de la Liga BBVA, y con el choque entre ambos del próximo fin de semana en el horizonte.

 

 

 Poca gente se cree ya el "partido a partido" de Simeone. El Atlético es un claro aspirante a llevarse la Liga BBVA, y este sábado lo volvió a demostrar. Tras el parón navideño se encontró con un partido incómodo, justo antes de un partido de Copa ante el Valencia entre semana y del trascendental choque ante el Barcelona el próximo fin de semana, y lo resolvió como lo hacen las escuadras campeonas, con poco brillo pero con mucho oficio.

 

No fue la fecha lo único incómodo del partido, el Atlético se encontró con un Málaga que le igualó en intensidad --algo que pocos equipos pueden decir en lo que va de temporada-- y cuyo planteamiento fue ejemplar en lo defensivo. Schuster decidió salir con línea de 5 atrás, y Weligton, Angeleri y Sergio Sánchez estuvieron sublimes en el esfuerzo, contagiando al resto del equipo.

 

Los malagueños apenas cedieron nada a un Atlético que no encontró el camino en la primera parte. Koke y Tiago en el centro no conseguían guiar a su equipo, y Oliver pasó desapercibido. El único que pareció tener la llave para abrir el cerrojo en esos primeros 45 minutos fue Arda, pero no estuvo fino en los últimos metros.

 

Lo bueno del equipo de Simeone es que sin estar acertados delante, se bastan de su entramado defensivo para mantenerse en el choque. Porque si los tres centrales del Málaga estuvieron de 10, Godín y Miranda no se quedaron atrás, en partidos como este son el sustento de los rojiblancos.

 

Tras la reanudación el 'Cholo' apostó por el juego directo y cambió a Oliver y Arda por Adrián y 'Cebolla' Rodríguez. La entrada del uruguayo --como viene siendo habitual-- supuso un plus de agresividad para los del Manzanares.

 

El Málaga siguió defendiéndose estoicamente y cuando vio que el tiempo pasaba y seguían metidos en el partido, empezó a adelantar líneas. Entonces comenzaron a llegar ocasiones de los dos equipos, y en una de esas, a trompicones el balón le llegó a Diego Costa --desaparecido todo el partido--, cuyo remate sacó Caballero, pero entonces apareció Koke llegando desde atrás y entre una maraña de piernas metió el balón en la portería.

 

Después del gol Schuster apostó por Duda y Santa Cruz. El portugués colgó balones, y el paraguayo los buscó. Así se aproximaron algo los malagueños, pero no llegaron a tener ocasiones claras, porque si algo tiene este Atlético es que es sólido, y una vez que se ponen arriba es prácticamente imposible voltear el marcador.

 

Al final derrota de un Málaga que jugando como este sábado no pasará apuros, y victoria de un Atlético que quiera o no el 'Cholo' es favorito a todo. La enésima prueba para comprobarlo, el próximo sábado a las 20.00 horas en el Vicente Calderón.