El Atlético derriba el muro a base de combinaciones

El segundo tiempo fue un paseo para el Atlético que se desató de cara a puerta

El Atlético de Madrid fulminó (5-0) al Malmoe en la tercera jornada de la fase de grupos de la Liga de Campeones un duelo en el que los de Diego Pablo Simeone se pusieron las pilas en la segunda mitad, donde llegaron todos los goles, para ponerse a la cabeza del Grupo A.

 

 

FICHA DEL PARTIDO

 

ATLÉTICO DE MADRID: Moyá; Juanfran, Miranda, Godín, Siqueira; M. Suárez, S. Ñíguez, Koke, Turan (R. García, min.69); Griezmann (C. Rodríguez, min.72), Mandzukic (Cerci, min.76).

 

MALMOE: Olsen; Tinnerholm, E. Johansson, Halsti, Helander, Ricardinho (Pa Konate, min.90); Adu, Forsberg (Kroon, min.66), Eriksson (Thern, min.87); Kiese Thelin, Rosenberg.

 

GOLES

   1 - 0, min.48, Koke.

   2 - 0, min.61, Mandzukic.

   3 - 0, min.63, Griezmann.

   4 - 0, min.87, Godín.

   5 - 0, min.90, Cerci.

 

ÁRBITRO: Matej Jug (SVN). Amonestó a Godín (min.45) por parte del Atlético. Y a Johansson (min.68) y Rosenberg (min.72) en el Malmoe.

 

ESTADIO: Vicente Calderón.

Cualquiera podría pensar que los rojiblancos tuvieron un partido fácil y que las jugadas a balón parado resolvieron el encuentro, pero en esta ocasión el gol de Godín tras un córner fue solo la guinda, ya que fueron las combinaciones entre los magos del centro del campo las que consiguieron abrir un partido en el que el Malmoe consiguió aguantar la primera mitad, pero que ante el hechizo de Koke, Turan y Griezmann no pudo constatar su condición de sorpresa del grupo A al recibir una goleada que sitúa a los rojiblancos a la cabeza.

 

Los suecos se trajeron al partido el frío nórdico en su mochila, ya que ninguno de los dos equipos empezó el encuentro con buenas sensaciones, y aunque un disparo de Kiese hacía pensar que el Malmoe quería repetir la sorpresa ante Olympiacos, pronto se pudo apreciar que su visita llevaba como objetivo el empate a nada.

 

El Atlético, con bajas importantes como las de Tiago y Gabi en la medular, no notó la ausencia de dos de los capitanes con Mario y Saúl formando pareja en el centro, y con el canterano anotando el primer gol de la noche a pase de Mandzukic, bien anulado por fuera de juego. Tras el primer aviso, los balones aéreos ésta vez no creaban peligro para los de Simeone, que tenía en Griezmann y la magia de Turan a sus mejores armas.

 

Si el delantero croata no estaba acertado de cara al gol, el extremo francés se encontraba con el larguero en la ocasión más clara de una primera mitad plagada de saques de esquina sin premio y que cerró tras el monólogo entretenido pero sin carcajada de los del 'Cholo' un disparo de Eriksson que recordaba el precio que se puede pagar si no hay acierto.

 

Pero fue salir del túnel de vestuarios y cambiar el escenario, ya que Koke abrió la lata por fin para los de Simeone tras una gran jugada entre líneas con Griezmann y Turan, cruzando el balón al segundo palo, donde Olsen no pudo hacer nada y que servía de premio para la gran combinación de los centrocampistas rojiblancos, que le cogían el gusto a la situación tras el tanto y acorralaban cada vez en menos metros a los suecos.

 

Una vez destapado el tarro de las esencias, el '6' tiró de repertorio para conectar con sus compañeros y sumar otros dos goles en dos minutos con Mandzukic metiendo el pie para empujar un gran pase raso del vallecano y combinando hasta la llegada de Griezmann por la derecha, que recortaba a un defensa del Malmoe en el área para poner fin a su sequía goleadora.

 

Con el partido encarrilado, Simeone movió el banquillo para dar descanso a unos Turan, Griezmann y Mandzukic con muchos minutos a sus espaldas y tratando de aprovechar el escenario propicio para que Raúl García, Cerci o Cebolla también probasen las mieles del gol, para sacar todavía más conclusiones positivas del choque, pero en un principio la consecuencia fue que el partido dejaba helado de nuevo al público.

 

Mario tuvo en sus botas la ocasión de volver a marcar tras una gran combinación por la banda derecha que le dejó solo ante Olsen, pero se encargó Godín de enmendar su error al rematar un córner y dejar el sello de identidad de los colchoneros esta temporada al borde del final, pero no fue el último acabado para un encuentro al que Cerci puso el lazo con un tanto tras entrar por la banda derecha y enviar a las redes el segundo intento del que dispuso tras volver el balón a sus pies después de ser enviado al palo.

 

No sólo se acabó la sequía de los delanteros sino que el juego aéreo sigue tan efectivo como siempre, buenas conclusiones para los de Simeone, que logran tres valiosos puntos antes de visitar a los suecos en su estadio y que les sirven para colocarse líderes del grupo A después de lograr la mayor goleada de su historia con el nuevo formato de la Liga de Campeones.