El Atlético buscará aprovechar su tercera oportunidad en su octava final europea

Los jugadores del Atlético celebrando la clasificación

El Atlético de Madrid disputará en Milán el próximo 28 de mayo ante el Real Madrid, con el que reeditaría la final de hace dos años en Lisboa, o ante el Manchester City, un partido inédito, su octava final europea, la tercera de la Copa de Europa tras haber perdido las de 1973-1974 contra el Bayern de Múnich alemán y la de 2013-2014 ante el conjunto madridista.

Hace 42 años, un día de San Isidro, el conjunto rojiblanco afrontó su primera final del máximo torneo continental, todavía por entonces llamada Copa de Europa. Los 'colchoneros' se midieron al Bayern de Múnich después de que los Luis Aragonés, Irureta, Adelardo y compañía eliminaron al Galatasaray, Dinamo de Bucarest, Estrella Roja y Celtic de Glasgow en el camino al partido decisivo.

La final, a partido único, acontecida en el Estadio de Heysel de Bruselas, terminó con empate a cero, por lo que se disputó la prórroga, en la que Luis Aragonés adelantó a los rojiblancos con un disparo de falta en el minuto 114. Sin embargo, Schwarzenbeck empató a un minuto del final y propició el partido de desempate, ya que entonces no se realizaba la tanda de penaltis.

Este se disputó dos días después en el mismo estadio, donde finalmente se impuso el equipo alemán por 4-0 en la única final de la máxima competición europea decidida con un partido de desempate. Müller y Hoeness hicieron sendos dobletes que iniciaron una racha de tres títulos consecutivos para los de Múnich.

El conjunto colchonero tuvo que esperar cuatro décadas para volver a estar en la final de la máxima competición europea y fue parte de la historia del torneo, ya que en el estadio de Da Luz, por primera vez, se midieron por la 'Orejona' dos equipos de la misma ciudad, aunque el destino le fue cruel de nuevo.

Los de Diego Pablo Simeone, pese a las importantes bajas de Diego Costa y Arda Turan, volvieron a tener el título en su mano gracias a un gol de Godín en la primera parte tras una errónea salida de Iker Casillas. El Real Madrid, con todo en el campo, lo intentó pero no encontró el premio hasta el minuto 93 en un cabezazo de Sergio Ramos en un saque de esquina. En la prórroga, con el Atlético fundido, Bale, Marcelo y Cristiano Ronaldo, de penalti, sentenciaron la 'Décima'.

Las primeras finales europeas disputadas por el conjunto de la ribera del Manzanares fueron en la extinta Recopa de Europa, y dos de ellas consecutivas. La primera la acabó ganando el Atlético, en 1962 ante la Fiorentina, contra la que tuvieron que disputar también el partido de desempate.

El primer envite ante los italianos se jugó en el Hampden Park de Glasgow el 10 de mayo de 1962 y ambos conjuntos empataron a uno con goles de Peiró, para el 'Atleti', y Hamrin, para los 'viola'. En el desempate, que se celebró en el Neckarstadion de Stuttgart, el 5 de septiembre, Jones, De Mendoça y Peiró colocaron el definitivo 3-0 para hacerse con el primer título continental rojiblanco.

Un año más tarde, el Atlético se plantó en la final del Stadion Feijenoord de Rotterdam, en Holanda, donde cayó goleado con estrépito ante el Tottenham Hotspur inglés. Los dobletes de Dyson, Greaves y el tanto de White superaron con creces el gol de Collar, que al menos limpió el honor madrileño.

Tras la derrota ante el Bayern en Bruselas, el Atlético tuvo que esperar 12 años para volver a una final continental, y de nuevo a la de la Recopa. La cita fue en el Estadio de Gerland de Lyon un 2 de mayo de 1986 donde les esperaba el Dinamo de Kiev entrenado por el mítico Valeri Lobanovsky, que se acabó llevando el título gracias a los goles de Zavarov, Yevtushenko y Oleg Blokhin. El 'Atleti' que estaba entrenado ya por Luis Aragonés vio como se le escapaba otra vez una ocasión de levantar su segundo título europeo.

La espera fue mucho mayor entonces y fue 24 años después cuando la volvió a saborear. El conjunto rojiblanco, bajo el mando de Quique Sánchez Flores y con la dupla formada por Diego Forlán y 'Kun' Agüero, no brilló en la Liga de Campeones, pero sí en la Europa League, que celebraba su primera edición.

El Atlético se enfrentó al Fulham inglés en Hamburgo (Alemania) y ganó su segundo entorchado en Europa tras batir, en los instantes finales de la prórroga, al conjunto londinense por 2-1, con tantos de sus dos estrellas ofensivas.

Dos años después, el equipo madrileño retornó a la final de la segunda competición continental ya con Diego Pablo Simeone en el banquillo y ante un rival español como el Athletic Club. Los rojiblancos no dieron opciones a los 'leones' y les arrollaron por 3-0 en el Nacional de Bucarest con doblete de Radamel Falcao y uno de Diego Ribas.