El arzobispo de Valencia reclama "encarecidamente" un acuerdo que resuelva el "drama de los desahucios"

El arzobispo de Valencia, monseñor Carlos Osoro, ha pedido la intercesión de la beata Josefa Naval, cuya fiesta presidió ayer tarde en la localidad valenciana de Algemesí, para que "ninguna familia más se vea desamparada y sin hogar" y ha reclamado "encarecidamente" un acuerdo que resuelva el "drama de los desahucios".
VALENCIA, 12 (EUROPA PRESS)

El arzobispo de Valencia, monseñor Carlos Osoro, ha pedido la intercesión de la beata Josefa Naval, cuya fiesta presidió ayer tarde en la localidad valenciana de Algemesí, para que "ninguna familia más se vea desamparada y sin hogar" y ha reclamado "encarecidamente" un acuerdo que resuelva el "drama de los desahucios".

Al término de la misa que presidió en la parroquia de San Jaime Apóstol, y antes de impartir la bendición, monseñor Osoro se dirigió a los fieles que llenaban el templo para implorar la intercesión de la beata Josefa Naval "para que nadie se quede sin casa para vivir", según ha informado el Arzobispado en un comunicado.

A la misa asistieron centenares de fieles procedentes de diferentes localidades de la comarca de la Ribera Alta, así como de las ciudades de Valencia y Castellón. A todos ellos, el arzobispo les dio a besar la reliquia de la beata.

La lluvia intensa que cayó por la tarde en Algemesí obligó a suspender la procesión prevista con la imagen de Josefa Naval, una talla esculpida en madera en el año 1989, con una reliquia suya.

Josefa Naval, en la actualidad en proceso de canonización, nació en Algemesí el 11 de diciembre de 1820. Guiada espiritualmente por el párroco Gaspar Silvestre, sintió la vocación de ayudar en la formación humana, profesional y cristiana de niñas, jóvenes y también de madres de familia. A los 28 años, convirtió su propia casa en una escuela-taller de bordado, donde unía la formación profesional a la espiritual. El papa Juan Pablo II la proclamó beata el 25 de septiembre de 1988.