El arreglo del Multiusos correrá a cargo del Ayuntamiento: 1,4 millones para después cederlo

Fachada del Multiusos Sánchez Paraíso.

El Ayuntamiento tendrá que asumir el coste de las obras por no haber vigilado el uso que se hizo de la instalación. Se ve obligado a pagarlas de dinero municipal para poder sacar el concurso y ceder su gestión a una empresa privada.

El Ayuntamiento de Salamanca tendrá que pagar de las arcas municipales los 1,4 millones de euros que costará el arreglo del Multiusos Sánchez Paraíso en un nuevo caso de desidia y falta de control del uso que las concesionarias privadas hacen de las instalaciones municipales. Aunque la oposición se negó en redondo a que se pagaran de dinero público los arreglos, al final no ha habido otro remedio y, además, será muy difícil recuperar el coste de la rehabilitación.

 

Al final, el coste del arreglo saldrá de los impuestos de todos los salmantinos porque el Ayuntamiento está obligado a poner la instalación al día, aunque sea para cederla después a una empresa privada. Justo lo que no hizo la anterior concesionaria que no llevó a cabo el mantenimiento necesario, y al que estaba obligada en el contrato, lo que desembocó en un importante problema de deterioro que generó quejas de los usuarios. Aquella situación se resolvió rompiendo el contrato y dándolo en gestión provisional a una nueva empresa, que estaba en precario desde octubre de 2014, y que llevaba meses esperando a la nueva licitación. Pero faltaba saber cuánto iba a costar arreglar la instalación.

 

Eso se supo a principios de marzo, cuando el equipo de Gobierno llevó por vía de urgencia el nuevo contrato con la inclusión de un importante detalle: que había que invertir 1,5 millones de euros para ponerlo al día. El PP pretendía que se pagara de las arcas municipales y convocó una comisión extraordinaria de contratación para resolverlo rápidamente. Pero la oposición se negó, más cuando se supo que la factura incluía el coste de reponer el equipamiento de máquinas, otros 700.000 euros, para una factura total de 2,2 millones.

 

Durante estas semanas se han estado buscando fórmulas, pero la situación creada durante años de deterioro y falta de mantenimiento lo hace imposible. Al final, se licitará por 10 años más cinco de prórroga, con un canon de 75.000 euros al año y la obligación de que el Ayuntamiento invierta para hacer las obras necesarias por 1,4 millones de euros; el equipamiento queda como mejora, y las empresas que concurran pueden ofrecer hacerse cargo de todo o parte del coste de los 700.000 euros.

 

 

IMPOSIBLE RECLAMAR NADA

 

No se va a poder reclamar nada a la anterior empresa concesionaria (no la actual, en situación excepcional, sino la que fue despedida en 2014) ya que ha quebrado; se le ha incautado la fianza de 375.000 euros con la que se cubre una cuarta parte de lo que va a tocar invertir.

 

En el caso del Multiusos estamos ante un segundo 'caso piscinas'. La instalación lleva tiempo arrastrando un importante nivel de deterioro como ya denunció este medio en marzo de 2014 en un amplio reportaje fotográfico. Esto ha llegado a un punto en el que es absolutamente imprescindible ejecutar algunas obras, como han reconocido a la oposición miembros del equipo de Gobierno.