El ámbar rompe las teorías del vídrio como líquido

Las vidrieras presentes en las catedrales medievales se hacen más gruesas en la parte inferior ya que el vidrio se mueve a través del tiempo. Durante años, los investigadores han tenido sus dudas, pero ahora un equipo de la Universidad Tecnológica de Texas tiene una prueba de que esta teoría no es correcta.
MADRID, 8 (EUROPA PRESS)



"La transición vítrea está relacionada con el comportamiento de los materiales, ya sea vidrio inorgánico o polímeros orgánicos", dijo Gregory McKenna, profesor de ingeniería química en la Texas Tech. "Por ejemplo, esto sería importante para las personas que son dueños de un barco de fibra de vidrio, o que vuelen en un avión hecho con materiales compuestos a base de epoxi. Información como esa pueden ayudar a predecir si ese jet todavía estará volando dentro de 30 años."

La idea de esta investigación provino del examen de calificación de un estudiante de doctorado, dijo McKenna. Dio a éste un problema en relación a la divergencia de las escalas de tiempo utilizando acetato de polivinilo, una sustancia que a menudo se encuentran en adhesivos. Sus resultados fueron consistentes con la falta de divergencia, contrariamente al pensamiento recibido. Así que decidieron subir la apuesta realizando experimentos similares con vidrio de estabilidad mucho mayor.

Eligieron ámbar dominicano de 20 millones de años de edad y realizaron experimentos calorimétricos de relajación y estrés en las muestras.

"Lo que encontramos es que los tiempos de relajación del ámbar no divergen", dijo McKenna. "Este resultado desafía las teorías clásicas del comportamiento de transición de vidrio".