El alza del Euríbor encarece en 400 euros anuales las hipotecas

El Euríbor, el indicador más habitual en España para calcular los préstamos hipotecarios, no se compadece de las familias. Hoy despedirá febrero en torno al 1,711%, lo que representa la séptima subida mensual consecutiva.
J. Romero

El Euríbor, que tocó fondo en marzo del año pasado cuando se situaba en el 1,215%, prosigue con un repunte que amenaza a la recuperación de las economías familiares. Entrará en marzo con el nivel más alto en veinte meses, desde mayo de 2009. Para quienes tengan que revisar ahora un crédito hipotecario, esta nueva alza supondrá un encarecimiento anual de más de 400 euros para los préstamos medios, 150.000 euros con un plazo de amortización de 25 años y un diferencial del 0,25%. De esta manera, las cuotas mensuales crecerán en casi 35 euros.

Las progresivas subidas desde marzo de 2010 se están produciendo pese a un contexto de contención de los tipos, en el 1%, por parte del Banco Central Europeo (BCE), que quiere evitar con esta medida un posible frenazo a la recuperación económica del continente. Ahora bien, el cambio de escenario en la inflación podría obligar al BCE a estudiar un cambio y acabar con la congelación de los tipos. Con todo, el Euríbor se encuentra todavía por debajo del 2%, un tope que rebajó hace justo dos años. En 2008, cuando estalló la crisis económica, laboral e inmobiliaria, las familias tenían que hacer frente a unas subidas de hasta el 5,393% en julio, valores muy alejados a los actuales.

Ahora bien, el mayor esfuerzo que se demandará ahora a los ciudadanos que tengan que devolver una hipoteca se produce con un desempleo mucho más elevado que ha provocado que la morosidad se haya disparado y, con ella, la pérdida de pisos. Las ejecuciones hipotecarias se han convertido en un triste compañero habitual de los salmantinos en los últimos años. Entre 2007 y 2010, se han cuadruplicado. Solo entre los meses de enero y septiembre de 2010, según datos del Consejo General del Poder Judicial, que aún no ha comunicado los resultados del último trimestre, las entidades financieras se quedaron con 258 viviendas debido a la morosidad de sus propietarios.

Mientras, en el pasado año se constituyeron en la provincia de Salamanca un total de 8.241 hipotecas frente a las 8.561 en 2009. Un descenso anual del 3,7% que ha sido, no obstante, menos cuantioso que en el conjunto de España, donde han caído un 11,6%.