El alienígena de Atacama tiene ADN humano y es un mutante

Murió a los ocho años en el último siglo. 

El supuesto alienígena que fue encontrado, hace ya una década, en el desierto chileno de Atacama, es un ser humano, según ha confirmado un estudio, liderado por el director de biología en la Escuela de Medicina de la Universidad de Stanford (Estados Unidos), Garry Nolan.

 

Este ser, al que bautizaron como 'Ata', mide poco más de 15 centímetros y se halló momificado. Tenía dientes duros, una cabeza ovalada con un bulto y estaba cubierto de sarro y ennegrecido. Una gran diferencia que presentaba con el esqueleto humano es que tenía nueve costillas en vez de 12.

 

Hasta ahora se barajaba la posibilidad de que fueran los restos de un feto y también se habló de que podía tratarse de un mono. Pero la idea que más ha trascendido es que se trataba de un alienígena. Sin embargo, ninguna de estas teorías resultaron ser correctas y, ahora, se sabe "con absoluta certeza" que "es humano", e incluso "más cercano a los humanos que un chimpancé".

 

Según explica Nolan, en el documental 'Sirius', que ha sido emitido el pasado 21 de abril, para hallar el ADN de este humanoide, los expertos diseccionaron dos costillas de la criatura y lograron obtener médula ósea, con la que pudieron descartar que se trataba de un feto o un mono.

 

LA MADRE ES UNA INDÍGENA CHILENA

 

"La secuencia que obtuvimos de la mitocondria nos señalan con un gran porcentaje de acierto que la madre es una indígena chilena", ha indicado Nolan, quien ha apuntado que 'Ata' es varón.

 

En cuanto a su muerte, los científicos han indicado que probablemente murió "en el último siglo". Los análisis han determinado que 'Ata' era una "interesante mutación" de un humano que sobrevivió a su nacimiento durante seis u ocho años y en ese tiempo "respiraba, comía y metabolizaba". Para Nolan, el interrogante que queda ahora es cuándo nació.

 

El documental 'Sirius' se estrenó en Estados Unidos el pasado domingo y en él no solo se habla de este caso, también trata el debate que se ha generado en el país sobre si divulgar la supuesta información confidencial que esconde el Gobierno de Obama acerca de Ovnis y extraterrestres.