El alcalde se niega a negociar ahora la productividad y los sindicatos no renuncian a 'calentar' las elecciones

Los trabajadores han lanzado su reivindicaciones con lemas y pancartas

Sindicatos y alcalde se vieron las caras este lunes por la productividad. Las centrales lamentan que Fernández Mañueco les emplace a después de las municipales y que no reconozca que hay un acuerdo para que los empleados recuperen el poder adquisitivo perdido.

El conflicto laboral planteado desde hace unas semanas por los sindicatos en el Ayuntamiento de Salamanca ha podido dar un paso hacia su endurecimiento. El motivo, la postura adoptada por el equipo de Gobierno y por el alcalde Fernández Mañueco en concreto, que se niega a negociar en este momento y emplaza a los representantes de los trabajadores a remitir sus reivindicaciones a partir de mayo. Algo a lo que las centrales no parecen dispuestas porque consideran que la compensación por el cumplimiento de los objetivos de servicio al ciudadano no tiene que supeditarse a tiempos electorales porque se está cumpliendo cada día.

 

Tras dos concentraciones y una protesta en el último pleno municipal, los cinco sindicatos representados en el Ayuntamiento de Salamanca (CCOO, UGT, CSI-F, USO y SSPM) se reunieron este lunes con el equipo de Gobierno. Al encuentro, solicitado por las centrales días atrás y confirmado después por Fernández Mañueco, acudieron por un lado los representantes de las secciones sindicales en el Consistorio y, por otro, el alcalde y el concejal de régimen interior, Fernando Rodríguez. Según las fuentes consultadas entre los asistentes, el encuentro se desarrolló en un clima tan cordial como distantes son las posturas que defendieron ambas partes. Tanto, que el primer resultado es que este miércoles los sindicatos se reúnen para consensuar qué medidas tomarán a partir de ahora, con un punto de partida: no renuncian a las movilizaciones.

 

Según las fuentes consultadas, Fernández Mañueco comunicó a los representantes de los trabajadores que no es posible sentarse ahora a negociar la recuperación de la productividad, una parte del sueldo que supone unos mil euros por trabajador y año y a la que los sindicatos renunciaron temporalmente en 2010 con la promesa de recuperarla cuando mejorara la situación. El equipo de Gobierno no está de acuerdo con lo que piden los sindicatos, que fundamentalmente exigen recuperar todo ese poder adquisitivo, y así se lo hizo saber el alcalde. 

 

Según las mismas fuentes, fueron emplazados a después de las elecciones municipales, alegando que la proximidad del período electoral impide llegar a acuerdos y también que lo acordado en su día, renunciar temporalmente a la productividad, es un acuerdo vigente. Además, tampoco se habría comprometido a nada en caso de una futura negociación más allá del 24 de mayo: de hecho no se llegó a hablar de condiciones económicas, sino que se les emplazó a otro momento.

 

Esta actitud, la de no querer negociar ahora, ha sido criticada por los sindicatos, que ponen el ejemplo contrario del consejero de Sanidad, Antonio María Sáez Aguado, ante la "incómoda" situación de tener que sentarse con los sindicatos al tiempo que se producen las movilizaciones de la 'Marea Blanca'.

 

 

QUE RECONOZCA EL TRABAJO DE LOS EMPLEADOS MUNICIPALES

 

La postura del alcalde ha generado un importante descontento entre los representantes sindicales que consideran injusto que el Ayuntamiento publicite una situación económica de superávit y bajo endeudamiento, como ha hecho varias veces Fernández Mañueco en las últimas semanas, y que a la par se niegue a devolver a los trabajadores municipales aquello a lo que renunciaron para hacer posible que se equilibraran las cuentas del Ayuntamiento. Precisamente por este motivo los sindicatos creen que es oportuno que los empleados recuperen ese poder adquisitivo al que renunciaron. Y también justo porque niegan que se pueda relacionar con una futura corporación "porque no va a cambiar en nada lo que hacen los empleados municipales: se ha cumplido y vamos a seguir cumpliendo esté quien esté".

 

En este sentido, le han pedido al alcalde que reconozca de manera explícita y pública que esto es así, que el cumplimiento de los objetivos de atención al ciudadano, al que está vinculado el pago de la productividad, es una realidad diaria. Recuerdan que el acuerdo de recuperar la productividad está referenciado directamente a la mejora económica y a que el Gobierno levantara las restricciones de plantilla.

 

 

HABRÁ MOVILIZACIONES

 

Ante la tesitura que se plantea, los sindicatos consultados advierten que no van a renunciar a las movilizaciones que han celebrado en las últimas semanas. De momento, este martes no habrá concentración porque el miércoles está prevista una reunión para analizar qué medidas se van a tomar a partir de ahora. La voluntad es la de seguir protestando porque no dan por válido que se les emplace a después de las elecciones municipales. Y ni mucho menos que se les pueda pedir que detengan sus protestas hasta entonces.

Noticias relacionadas