El alcalde recibe a 25 niños saharauis que pasan el verano en la ciudad

(Foto: Patricia Hernández)

El Ayuntamiento mantiene su ayuda de 14.295 euros para colaborar con el proyecto "Vacaciones en Paz", organizado por la Asociación Amigos del Pueblo Saharaui.

Un total de 25 niños procedentes de los campos de refugiados de Tinduf (Argelia) han visitado hoy, 2 de julio, el Ayuntamiento de Salamanca, donde han sido recibidos por el alcalde, Alfonso Fernández Mañueco, quien, acompañado de la concejala de Familia e Igualdad de Oportunidades, Cristina Klimowitz; la presidenta de la Asociación de Amigos del Pueblo Saharaui, Ángeles Cubas Gallego; y el delegado del Pueblo Saharaui en Castilla y León, Ahmed Emboirik, les ha dado la bienvenida y les ha animado a disfrutar de su entancia en la ciudad de Salamanca.

 

El alcalde ha querido "dar las gracias por su generosidad a las 26 familias de Salamanca que han acogido a estos niños y niñas, lo que demuestra la solidaridad y el compromiso de la ciudad". Ha añadido además su deseo de que "se cumpla la resolución de la ONU, mientras tanto, les ayudaremos a que crezcan de la mejor forma posible". Este programa llega a su décimo séptima edición con una buena respuesta y espera cumplir muchos años más.

 

Estos niños, acogidos por familias salmantinas, permanecerán en la ciudad durante dos meses, hasta mediados del mes de agosto, gracias al programa "Vacaciones en Paz", desarrollado por la Asociación de Amigos del Pueblo Saharaui en colaboración con el Ayuntamiento de Salamanca.

 

El Consistorio salmantino aporta 14.294 euros, cantidad que se destina a sufragar los gastos de los traslados en avión hasta el aeropuerto, el autobús, el seguro y los visados de los pasaportes.

 

Los niños se alojan con familias que, previamente, habían mostrado su interés en acoger temporalmente a niños saharauis para promover su bienestar físico y psicológico, ya que se comprometen a cuidarlos y a prestarles las necesidades básicas y atención médica.

 

Durante la estancia en Salamanca, la Asociación de Amigos del Pueblo Saharaui organiza encuentros entre los menores y las familias. De este modo, se propician jornadas de intercambio de experiencia y reuniones de los pequeños.

 

Volviendo al acto, Cristina Klimovitz reconoció que cuando ella y Ángeles Cubas se dieron cuenta de que esta edición coincidiía con el décimo aniversario de este proyecto, decidieron hacer entrega a cada uno de los niños de un regalo: un kit escolar que incluía lápices, pinturas, un estuche o un cuaderno entre otras cosas, con el fin de "puedan ir a la escuela perfectamente equipados".

 

Los niños respondieron a este detalle con unas camisetas de la Asociación para el alcalde y para la concejala de Familia e Igualdad de Oportunidades. Por último, el encuentro finalizó con los pequeños saliendo al balcón del Ayuntamiento.