El alcalde empuja a comerciantes y vecinos a la vía más difícil: las alegaciones

Carteles en contra del parking en Comuneros.

Mañueco insiste a los afectados para que presenten alegaciones al proyecto mientras está en exposición pública, pese a que no obligarían al Ayuntamiento a detener la tramitación del proyecto. Los colectivos pelearán para obtener la contestación legal que sí es preceptiva.

Es la única opción en vía administrativa para protestar, pero no asegura nada. Las alegaciones son la alternativa legal que tienen los afectados por el proyecto del parking en la avenida de Comuneros, y a la que el alcalde les ha instado, a pesar de que no sirven por sí solas para que se detega la tramitación del proyecto. Con la actual mayoría absoluta, no serían impedimento para seguir adelante con el parking porque el equipo de Gobierno puede usar su mayoría para continuar con el proyecto, con la constancia de las alegaciones, pero sin auténtico peso legal para parar el parking.

 

A pesar de ello, los afectados y otros colectivos que han asegurado que plantearán alegaciones van a presentarlas y esperan poder dar la batalla en las contestaciones. La administración está obligada a dar respuesta a las alegaciones que se presenten, y los afectados no están dispuestos a que estas contestaciones no estén razonadas

 

La última opción sería acudir a los tribunales para que sus consideraciones y motivos en contra del proyecto sean tenidos en cuenta a la hora de llevar o no a cabo la obra. Un camino todavía más difícil que podría acabar en recursos contra los permisos, los trámites ambientales o las licencias de obra, al estilo de la cruzada que emprendió Equo hace más de dos años contra el convenio urbanístico de El Corte Inglés y que ahora ha resuelto el Tribunal Supremo ratificando la nulidad del convenio decretada años atrás por el Tribunal Superior de Justicia de Castilla y León.

 

LISTAS ANTES DEL DÍA 23

 

Los comerciantes y vecinos de Comuneros están actualmente elaborando las alegaciones al proyecto para dejar constancia de su disconformidad y esperan tenerlas listas a lo largo de la próxima semana, cuando se cumple el plazo para presentarlas; el proyecto está en exposición pública desde el día 23 de enero y por el plazo de un mes, que es el que dispone cualquier particular para hacer alegaciones. Hace unos días, Izquierda Unida también manifestó su intención de plantear alegaciones al proyecto.