El alcalde de Santa Marta finaliza de manera abrupta el pleno ante las protestas de afectados por la hipoteca

Grupo de personas que acudió al pleno a apoyar a una familia que va a ser desahuciada en breve.

El alcalde decide dar por concluida una tensa sesión ante las crítica de medio centenar de personas que se solidarizan con el caso de una familia que va a ser desahuciada en breve, y que denuncia que Cascante se comprometió en privado a ofrecerles una solución.

El alcalde de Santa Marta, Javier Cascante, ha dado por finalizado esta mañana el pleno de manera abrupta y sin permitir que terminaran las intervenciones de un grupo de vecinos ante las críticas a su actitud en un caso concreto de desahucio de una familia. El primer edil, tras un pleno tenso y con protagonismo de la plataforma Stop Desahucios, ha decidido poner fin a la sesión cuando arreciaban las voces contra su figura desde la bancada de los invitados, ocupada hoy por medio centenar de ciudadanos.

 

En contra de lo habitual, el pleno de hoy en Santa Marta ha contado con un numeroso público. El motivo, la política de vivienda del consistorio, que se iba a ver en dos vertientes; por un lado, la creación de una comisión para que el Ayuntamiento se adhiera al fondo social de vivienda creado por la administración central; y por otro, la participación de la plataforma Stop Desahucios, que había anunciado su presencia para defender el caso de una familia que en los próximso días va a ser desalojada de su vivienda por una entidad financiera por no poder hacer frente al pago de su hipoteca.

 

Desde primera hora de la mañana, se notó que el pleno iba a ser diferente a lo habitual. Una mayor presencia de seguridad, con más agentes de la Policía Local y dispositivo de la Guardia Civil, así lo anunciaba, aunque en ningún momento se produjo altercado alguno. A las nueve de la mañana, medio centenar de personas ocuparon la bancada del público, algo poco habitual según fuentes presenciales, y que los concejales de la oposición apuntaron como positivo. Este grupo, adherido al movimiento Stop Desahucios, acudía al pleno para respaldar a una familia del municipio, presente también en la sala, que va a ser desahuciada por una entidad crediticia en los próximos días por no poder pagar su hipoteca.

 

Los asistentes mostraron en varias ocasiones su disconformidad con algunas de las determinaciones del pleno, especialmente cuando se trató el caso de la adhesión del municipio al fondo social de vivienda. Esta medida, inicialmente prevista como moción por los grupos de la oposición, fue retirada ante la disposición del equipo de Gobierno a formar una comisión para su estudio, en la que se prometió dar participación a representantes de la plataforma de afectados por la hipoteca. No obstante, la oposición criticó que se quiera participar ahora en el plan, que fue lanzado hace 14 meses y que tiene una vigencia de 24 meses. Y que se haga ante la presión de una moción y con la presencia confirmada de los afectados por la hipoteca.

 

Al término del pleno, y en ruegos y preguntas, un representante de la plataforma procedió a leer un comunicado y, acto seguido, algunos asistentes comenzaron a intervenir haciendo uso del turno de palabra. En este trance, varios recriminaron a Javier Cascante su falta de compromiso con el caso concreto de esta familia y de otro grupo que pronto estará en la misma situación. Además, la familia afectada desveló que el propio alcalde les había prometido, en una reunión privada, hacer gestiones para darles una solución y proporcionarles una vivienda, cosa que Cascante negó inicialmente, y que luego tuvo que reconocer ante el enfado de la pareja integrante de esta familia, que tiene también una niña de cuatro años.

 

Ante el tono creciente de reproches y críticas, Cascante optó finalmente por dar por finalizado de manera abrupta el turno de palabra, lo que provocó la indignación de los asistentes. Acto seguido también dio por finalizado el pleno.