El alcalde de Salamanca, más de 40 días sin una sola comparecencia

Alfonso Fernández Mañueco lleva desde el pasado día 30 de noviembre sin dar una rueda de prensa para anunciar medidas o decisiones. Se ha limitado a citas protocolarias y a hacer acto de presencia donde está obligado. Sí ha hablado fuera de Salamanca.

La sensación expresada por el jefe de la oposición este lunes, cuando ha puesto de manifiesto la 'hibernación' en la que parece sumido el alcalde Fernández Mañueco, se basa en una realidad tangible y a la que se puede dar una cifra: 40 días. Es el tiempo que lleva sin comparecer en el Ayuntamiento de Salamanca el alcalde, que desde finales del mes de octubre no ha vuelto a protagonizar una rueda de prensa o explicación pública de ninguna índole. Y otra cifra: 75 días en los que ha hablado sólo dos veces, y del mismo tema, ya que el 29 de octubre también salió a la palestra para hablar de presupuestos.

 

La última vez que se presentó ante los medios de comunicación para dar a conocer alguna medida o decisión fue el pasado día 30 de noviembre. Entonces presentó el proyecto de presupuestos municipales para 2016 en una rueda de prensa justo después de darlos a conocer a los grupos de la oposición, primer paso de un proceso de diálogo que no resultó satisfactorio para la mayoría contraria al PP, pero que Ciudadanos acabó refrendando. No ha vuelto a protagonizar intervención pública alguna en Salamanca.

 

Desde aquel día su actividad se ha limitado a actos protocolarios y a aquellas ocasiones en las que por mor de su cargo está obligado a acudir. Así, Fernández Mañueco no ha faltado a las concentraciones pactadas cada vez que se produce alguna víctima de violencia de género; y tampoco a los plenos municipales que se han celebrado y que preside o a los órganos de dirección de patronatos municipales como el de la sociedad de cultura.

 

El resto en los últimos 40 días, y también desde hace más tiempo, han sido actos protocolarios como el homenaje a Miguel de Unamuno, la inauguración de una exposición en el Museo de Historia de la Automoción, el encendido de la iluminación de Navidad, la clausura de una jornada, el acto de presentación del cartel de Semana Santa 2016 o una recepción al presidente del Consejo Consultivo. Todas ellas se han limitado a la convocatoria para gráficos para las preceptivas fotos. Una actividad reducida y limitada en cuanto a anuncios, además, sin posibilidad de preguntas.

 

La excepción ha sido siempre fuera de Salamanca, donde sí ha hablado en este período: lo hizo en Valladolid en una presentación de Intur y también en Segovia o Valladolid para hablar de sus otras responsabilidades, como presidente del comité de garantías del PP, y donde los medios le pudieron preguntar por el caso de Gómez de la Serna; en Zamora y Valladolid donde ha acudido a actos de campaña; o en Soria donde habló de la "jaula de grillos" de un hipotético tripartito a nivel nacional.

 

En semejante vacío influyen varias cuestiones, como el período vacacional de Navidad o la campaña y precampaña de las Elecciones Generales, pero es suficientemente prolongado como para que haya sido objeto de comentario por parte del principal partido de la oposición. El alcalde de Salamanca ejerce por reglamento en régimen de dedicación exclusiva, lo que ha sido cuestión de debate también en el pleno municipal no sólo por la intensidad de esa dedicación, sino también por el hecho de que Fernández Mañueco lo compatibiliza con su escaño en las Cortes regionales y también con sus responsabilidades en el PP de Castilla y León, del que es secretario regional, y nacional, donde preside el comité de garantías.

Noticias relacionadas