El alcalde de Peñaranda muestra su ilusión por la próxima reapertura del matadero municipal

El alcalde de Peñaranda, José Antonio Jiménez, junto al empresario, Roberto Sánchez

El primer edil peñarandino, José Antonio Jiménez Barcala, presentó hoy en una rueda de prensa al nuevo propietario de las acciones de Cárnicas peñaranda, concesionaria del servicio de matadero municipal 

El alcalde de Peñaranda, José Antonio Jiménez Barcala, anunció hoy en rueda de prensa "que existe la posibilidad real de que se reabra el matadero, para beneficio de los trabajadores, de los clientes de Cárnicas Peñaranda y de Peñaranda, por lo que supondría para empresas auxiliares". 

 

El primer edil peñarandino compareció hoy en rueda de prensa junto a Roberto Sánchez, empresario salmantino, que se ha hecho cargo de las acciones de Cárnicas Peñaranda, concesionaria del servicio del matadero municipal. Preguntado por las intenciones de los nuevos propietarios explicó que "el objetivo es por supuesto tener un beneficio empresarial, y también del pueblo por lo que supone de puestos de trabajo". Además anunció que se van a respetar los puestos de trabajo existentes y comentó respecto a la deuda con el Ayuntamiento y con otros proveedores que "los asesores lo están mirando y no va a haber ningún problema: a cada uno lo suyo". 

 

Por su parte, José Antonio Jiménez Barcala dijo que "estamos de enhorabuena y hemos acogido la noticia con mucha ilusión". Además, señaló que "dado que Cárnicas Peñaranda no tenía un interlocutor válido, y por eso Sanidad clausuró temporalmente las instalaciones, ahora existe ese intelocutor. Me costa que ya ha habido contactos con Sanidad y con los antiguos trabajadores del matadero".  

 

La sociedad Cárnicas Peñaranda fue vendida hace un año aproximadamente a un empresario de Castellón, que no se hizo cargo de su gestión. Es por ello, que Sanidad clausuró las instalaciones al no existir un interlocutor. Los trabajadores, que llevaban varios meses sin cobrar, pasaron por momentos difíciles en los que tuvieron que ser socorridos por los Servicios Sociales hasta que cobraron el desempleo. Después de casi un año desde su cierre, este cambio en la administracción de Cárnicas Peñaranda reabre la posibilidad de su puesta en servicio de nuevo.