El alcalde de Burgos destituye al concejal de NN.TT de todas sus responsabilidades y pide su dimisión

El alcalde de Burgos, Javier Lacalle, ha destituido este jueves al concejal de Nuevas Tecnologías (NN.TT), Eduardo Villanueva, de todas sus responsabilidades municipales y ha pedido su dimisión por un uso "desmedido e inapropiado" de la tarjeta de datos de propiedad municipal.
BURGOS, 25 (EUROPA PRESS)

El alcalde de Burgos, Javier Lacalle, ha destituido este jueves al concejal de Nuevas Tecnologías (NN.TT), Eduardo Villanueva, de todas sus responsabilidades municipales y ha pedido su dimisión por un uso "desmedido e inapropiado" de la tarjeta de datos de propiedad municipal.

"Estamos viviendo uno de los peores momentos, la imagen de la ciudad no ha sido buena y esta situación tiene que terminar", ha aseverado Lacalle en declaraciones recogidas por Europa Press, antes de lamentar una "situación extraordinaria y anormal" en el funcionamiento del Ayuntamiento de Burgos.

En este sentido, ha reconocido que la situación actual es "insostenible", por lo que se ha instado al concejal a que presente su renuncia al cargo que, de no producirse, conllevará su expulsión del Grupo Municipal Popular, que llevaría implícito su traslado al Grupo Mixto.

Asimismo, ha reconocido su "cariño y aprecio" personal hacia el edil, a la vez que ha mostrado "cierta tristeza" por sus declaraciones acerca del proceso y su negativa a no dimitir porque "hubiese sido lo razonable" por el "daño" a la ciudad.

En cuanto a las áreas que coordinaba Villanueva, ha explicado que las responsabilidades pasarán al titular de las mismas por el momento y hasta que se tome una decisión al respecto, tal y como sucedió en el momento en el que se le despojó de forma temporal de sus responsabilidades en NN.TT.

Finalmente, ha asegurado que el Ayuntamiento de Burgos no ha sido capaz de conocer el contenido de las descargas de la tarjeta en cuestión porque los datos obran en poder de la compañía telefónica y ha confiado en que los 128.000 euros abonados por la facturación reviertan de nuevo en las arcas municipales, después de que la empresa reconociese un error en la aplicación de la tarifa.