El alcalde de Águeda pide la baja del PSOE tras su polémica con los restos de Franco

El alcalde de Águeda, Germán Florindo. (Foto: De la Peña)

Germán Florindo, que fue 'fichado' por el PSOE después de tres legislaturas como alcalde con el PP, ha solicitado abandonar las filas socialistas tras su polémica propuesta de acoger los restos del dictador.

El alcalde de Águeda, Germán Florindo, se ha dado de baja como militante del PSOE en Salamanca después de la polémica por su propuesta para acoger los restos del dictador Francisco Franco si son trasladados del Valle de los Caídos. Florindo está en el centro de la polémica desde hace meses por los avatares de su municipio con relacción a la ley de memoria histórica. Ha sido el propio alcalde quien lo ha confirmado este viernes a un redactor de este medio. El alcalde de Águeda figura todavía como militante en los registros del PSOE, pero ha solicitado la baja que se tramitará en los próximos días.

 

Florindo fue uno de los alcaldes que, meses atrás, recibió una denuncia por incumplir la ley de memoria histórica porque el municipio mantenía varias calles con nombres relavitos al franquismo. El alcalde de la localidad se resistió mientras pudo a cambiar los nombres de estas calles y del pueblo, aunque finalmente tuvo que ceder. Florindo, que ha sido alcalde de la localidad en cinco legislaturas con esta, ha ido saltando de partido en partido: su primera alcaldía fue con el PSOE, las tres siguientes con el PP y esta última de nuevo con los socialistas tras ser 'fichado' por el partido para la zona de Ciudad Rodrigo.

 

En su momento, fue porque la Junta de Castilla y León dio el visto bueno al cambio de nombre a propuesta del Ayuntamiento de Ciudad RodrigoPor aquel entonces, Águeda del Caudillo dejó su apellido para pasar a ser solo Águeda, con el objetivo de dar cumplimiento a la llamada Ley de la Memoria Histórica, y para evitar sanciones administrativas por incumplimiento. El municipio también fue obligado a cambiar el nombre de dos calles por su relación con el franquismo. 

 

Hace unos días, Florindo confirmó a TRIBUNA que se había puesto en contacto con familiares del dictador para que la localidad salmantina acogiera los restos de Franco si finalmente eran exhumados del Valle de los Caídos, tal y como se ha decidido en el Congreso de los Diputados.