El aguacero sobre Tordesillas desluce el sucedáneo del Toro de la Vega

Torovega detail

Miles de personas siguen el festejo marcado por la tremenda lluvia. Unos 200 caballistas custodian al toro 'Pelado' ante la atenta mirada de un grupo antitaurino custodiado por la Guardia Civil.


 

El primer Toro de la Peña ya es historia en Tordesillas. Una hora ha durado el nuevo festejo que sustituye al polémico torneo del Toro de la Vega que un decreto de Ley de la Junta de Castilla y León hacía prohibir su muerte en público. Miles de personas se congregaban desde primera hora de la mañana en Tordesillas, algunos dicen que bastantes menos que en otras ocasiones, los hay que creen que la cifra ha sido similar a la de los torneos de otros años.

 

Tras una gran pancarta, cerca de 5.000 vecinos de Tordesillas y otros aficionados al mundo del toro pedía libertad para poder celebrar el ancestral torneo. Una manifestación que concluía con una lectura de un manifiesto en la que avisan de que agotarán todos los cauces legales. Custodiados por la Guardia Civil un centenar de manifestantes antitaurinos, menos que en otras ocasiones, eran separados del resto de aficionados. No hubo momentos de especial tensión, aunque sí se cruzaron algunos insultos, e incluso algún golpe minutos después de las nueve de la mañana. El subdelegado del Gobierno, Luis Antonio Gómez, fue zarandeado.

 

Con muchos espectadores abarrotando talanqueras y otros resguardos, pasadas las 11 de la mañana una bomba anunciaba la salida de Pelado, de 640 kilos. El astado, de imponente presencia, descendió la calle San Antolín y el puente sobre el río Duero al trote, sin hacer caso de los cites de los mozos.

 

Una vez que pasó la rotonda y tomó el asfalto, cerca de dos centenares de caballistas arropaban al morlaco camino de la vega. Pero como aquel festejo iba a ser sin muerte, los caballistas decidieron reconducir al toro de nuevo a la entrada del campo, ante el aplauso y la carrera de miles de personas que podrían ver de nuevo a Pelado. Algunos cortes, incluso la simulación de un alanceamiento con una lanza de madera, carreras y sustos hicieron que el público se divirtiera.

 

Pero justo cuando el toro regresaba al Puente, el cielo se abrió y cayó un aguacero tremendo, calando a los espectadores que no podían resguardarse de la inclemente lluvia, más que con chubasqueros, paraguas o debajo de algún árbol. Cuando más emocionante se puso el festejo, más arreció la lluvia. Desbandada general, mientras el toro era conducido de nuevo camino de los pinares para regresar a los corrales del Prado de Zapardiel. Una hora después, al filo de las doce y diez una bomba anunciaba el fin del deslucido festejo por culpa del aguacero.

Noticias relacionadas

Comentarios

Titular 14/09/2016 08:36 #4
¿Deslucir? ¿Es que acaso maltratar a un animal luce alguna vez?
Rabonceño 13/09/2016 23:46 #3
La Fiesta Nacional y las barbaridades lúdicas que se hacen con los animales acabarán desapareciendo de la faz de la Tierra por el bien de la Humanidad; eso si no desaparece antes la Humanidad.
Demócrata R para torista 13/09/2016 16:52 #2
Nada mas te voy a decir una cosa cateto, libertad si pero maltratadores no y que se celebrara ,tu tu tu ru
torista 13/09/2016 14:31 #1
Las prohibiciones sólo atañen incultura. La Historia nos lo ha demostrado durante siglos. Estoy plenamente convencido de que volveremos a celebrar el TORNEO MEDIEVAL DEL TORO VEGA EN TORDECILLAS. La libertad, la cultura, las tradiciones, el pueblo debe estar siempre por encima de los intransigentes normativos aborregados incultos.

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: