El agua echa a perder la cereza

Gran parte de la producción se ha estropeado debido a las precipitaciones del mes de mayo

El sector de la cereza en la provincia no pasa por buenos momentos porque gran parte de la producción se ha echado a perder como consecuencia de las precipitaciones del mes de mayo y principios de junio, en plena recolección, hecho que ha provocado que el agua pudriese el fruto antes de poder darle salidad en el mercado.

"La temporada ha sido muy mala aunque pueda haber zonas de la provincia donde la producción se haya podido salvar un poco más. El agua ha dado al traste con la calidad del fruto y eso ha originado que la gran mayoría se estropeara incluso antes de llegar a los establecimientos de venta", señala José Sánchez, productor de Sotoserrano.

Todo esto, unido al bajo precio del producto en origen hace que la campaña sea calificada como "muy mala" por los agricultores de la zona. Tal es así que el valor de la mejor cereza, la súper extra, solo ha alcanzado 1,50 euros por kilogramo, cuando en una campaña normal, su valor asciende hasta los 2 euros, o incluso los supera.

El Jerte, ídem de ídem
Por su parte, en el valle del Jerte la situación no ha sido muy distinta, puesto que las lluvias también han perjudicado la producción, lo que ha impedido a los productores de la zona exportar producto y la competencia en el mercado ha sido bastante menor. De este modo, la campaña aciaga en los rendimientos puede traer consecuencias muy negativas para los agricultores.