El acusado del atropello de Gran Vía, procesado también por conducción temeraria

En febrero. La Audiencia provincial de Salamanca ratificó el delito de homicidio. En la vista oral. El imputado será juzgado por un jurado popular
E.G.

El acusado por el atropello mortal en la Gran Vía en la madrugada del 24 de enero de 2009 será procesado además de por un delito de homicidio (como ya lo ratificó la Audiencia provincial en febrero), por otro de conducción temeraria, según informaron fuentes cercanas al caso.

En concreto, el juez de Instrucción número 1 decretó que los hechos que se le imputan a S. M. D., son constitutivos de un delito de homicidio (como ya lo decretó en mayo de 2009 al considerar que existían indicios racionales de criminalidad) y otro de conducción temeraria (este delito solicitado por la acusación y el fiscal no fue admitido por la Audiencia provincial en febrero de 2010) tras la vista de imputación celebrada ayer. Precisamente, en dicha vista tanto el fiscal como la acusación particular coincidieron en procesar al imputado por estos dos delitos, mientras que el abogado defensor solicitó el sobreseimiento. En la vista estuvo presente el imputado. El siguiente trámite será la calificación del Ministerio Público.

Además, finalmente el acusado será juzgado por un jurado popular.

El joven de 22 años, Sergio N. S. J., que era vecino de la plaza de Caracas, en el Alto El Rollo, falleció víctima de un atropello minutos después de enzarzarse en una pelea con el conductor de un turismo Opel Astra GTC, que presuntamente le arrolló y se dio a la fuga, tras dejar al joven inconsciente a la altura del número 50 de la Gran Vía, en la confluencia con la calle Varillas.

Tras diversas hipótesis acerca de cómo sucedieron los hechos, según señalaron fuentes de la investigación en el momento del suceso, la versión que cobra más peso es la que apunta a que los hechos ocurrieron poco antes de las 2.53 horas del 24 de enero de 2009, cuando se originó una pelea en el interior de un local de la misma calle, presuntamente y siempre según los testigos que se encontraban en el lugar, porque la víctima supuestamente comenzó a molestar a la novia y amigas del conductor. La pareja del conductor, que por entonces tenía 21 años, S. M. D., se metió en el baño del bar y llamó a su novio para contarle lo que estaba ocurriendo. El joven se desplazó entonces hasta el local en el turismo Opel Astra y presuntamente comenzó una pelea con el finado y sus amigos. Siempre señalaron las citadas fuentes, el detenido salió malparado de la reyerta y fue a buscar su coche, con el que presuntamente atropelló al joven a la salida del establecimiento para después darse a la fuga. El joven falleció en el Hospital poco después de ser trasladado. El presunto autor del atropello llegó a su domicilio de Santa Marta donde le comentó lo ocurrido a su madre, quie llamó a la Guardia Civil y finalmente fue detenido.

Por último, el detenido tras declarar en el Juzgado de Guardia fue puesto en libertad tras pagar una fianza de 10.000 euros.