El acusado de engaĂąar a casi 150 bejaranos en el 'timo de los televisores' dice que no quiso estafar a nadie

Esta maĂąana comenzĂł el juicio en el que el acusado se enfrenta a tres aĂąos y medio de prisiĂłn, asĂ­ como el pago de una elevada indemnizaciĂłn a las vĂ­ctimas por cobrarles y no entregarles despuĂŠs lo acordado

Ó. P. B., dueño de una tienda de arreglo y venta de televisores en Guijuelo y acusado de estafar a casi 150 bejaranos, declaró esta mañana en la primera sesión del juicio que nunca había querido estafar a nadie, "pensé que estaba actuando correctamente y que simplemente estaba haciendo un buen negocio", reconoció.

El modo de actuar del acusado es a priori incomprensible: el industrial salmantino compraba televisores en tiendas de Salamanca y Valladolid como Sony Center, Media Markt, Menaje del Hogar o Urende por 1.500 euros y las vendĂ­a en su tienda de Guijuelo a 400.


Colas para comprar en su tienda


Cada dĂ­a se formaban colas en su establecimiento de 50 Ăł 60 personas para comprarle televisores. Y es que los primeros clientes habĂ­an hecho correr la voz entre sus familiares y amigos e, incluso, a algunos compradores 'grandes' les llegĂł a vender hasta 100 unidades, que ellos luego distribuĂ­an.

Al comienzo de los hechos, sucedidos entre 2005 y 2006, Ó.P.B. sí entregaba los televisores (que hacía pagar por adelantado y al contado), pero enseguida comenzó a demorar las entregas porque se quedó sin liquidez. "Entregué casi 500 televisores" aseguraba esta mañana el acusado en la Audiencia Provincial.


Problemas psicolĂłgicos


El acusado, para explicar cĂłmo es posible que viera un buen negocio en vender televisores que previamente habĂ­a comprado mĂĄs caros, alegĂł tener problemas psicolĂłgicos de "doble personalidad". De hecho, el industrial charro comenzĂł este negocio y, cuando se vio "desbordado" lo cancelĂł. Sin embargo, apenas tres meses despuĂŠs comenzĂł a vender de nuevo porque le seguĂ­a pareciendo un "negocio rentable".

De esta manera, Ó.P.B. ha terminado arruinado, divorciado de su esposa y con una deuda de más de 60.000 euros que su padre donó para que pudiera pagar a algunos de los afectados.

Los testigos que esta maĂąana se personaron en la Audiencia han relatado la misma versiĂłn. El precio tan bajo de los televisores se debĂ­a, segĂşn les explicaban, a que los compraba en grandes cantidades y le salĂ­an a mejor precio. Los estafados, ademĂĄs, reconocieron que los cheques que el acusado les firmĂł para devolverles el dinero cuando se cansaron de esperan por los productos comprados no tenĂ­an fondos.

MaĂąana continuarĂĄ el juicio, en el que el Ministerio Fiscal pide para el acusado tres aĂąos y medio de prisiĂłn , por un delito continuado de estafa, ademĂĄs de 4.050 euros de multa, asĂ­ como el pago de una elevada indemnizaciĂłn a las vĂ­ctimas que sufrieron pĂŠrdidas que van desde los 400 euros hasta mĂĄs de 21.000.