El abogado del Estado rechaza la objeción para cursar Ciudadanía

Recurso de inconstitucionalidad. Alega que los padres no tienen el monopolio sobre la educación y las virtudes cívicas y critica que no se haya tomado en consideración la libertad ideológica del alumno
ICAL

La Abogacía del Estado ha pedido al Tribunal Constitucional que no admita el recurso de inconstitucionalidad sobre la asignatura de Educación para la Ciudadanía, el primero de este ámbito que llega a este tribunal, y que fue presentado por una familia castellano y leonesa. El Tribunal Superior de Justicia de Castilla y León (TSJCyL) reconoció en su día a los padres su derecho en una sentencia que después anuló el Tribunal Supremo.

El abogado del Estado expone como argumentos que el derecho a objetar una materia obligatoria en la ESO que los padres pretenden ejercitar “no está reconocido expresamente ni en la Constitución ni en la ley, sin lo que no existe como genuina objeción de conciencia”. Asimismo, considera que con arreglo a la doctrina constitucional, “la libertad de conciencia no proporciona justificación constitucional para negarse a obedecer cualesquiera normas jurídicas, simplemente alegando que son contrarias a las propias convicciones”.

Recuerda también que el derecho concedido a los padres “no puede pasar por alto la libertad ideológica del alumno menor de edad”, que en este caso, “no ha sido tomada en consideración”, término que no vacila en criticar.

El abogado del Estado considera que los padres “carecen de interés y acción”, y “no están legitimados” para recurrir todos los reales decretos sobre Educación para la Ciudadanía en Educación Primaria y Secundaria, porque el recurso inicial se formuló cuando la alumna se encontraba en segundo de la ESO, hacía ya tiempo “que terminó la Educación Primaria”, y en cuanto a la Secundaria postobligatoria (bachillerato) su hija no iba a cursarlo.

Sobre la objeción de conciencia que alegan los padres demandantes, indica que “hoy la objeción de conciencia recae sobre Educación para la Ciudadanía y los derechos humanos: mañana podría objetarse la asignatura de Ciencias de la Naturaleza porque se explica en ella la teoría de la evolución, incompatible con el relato bíblico de la creación”.

Por último, según el Abogado del Estado, la objeción de conciencia se funda en la libertad ideológica o religiosa y es admitida excepcionalmente respecto a un deber concreto como hizo con el servicio militar obligatorio o la del médico en su participación en la práctica de un aborto. “Nada tiene esto que ver con la exención de asistir a clase de materia obligatoria por entender poco neutrales ideológicamente la configuración de las competencias básicas, objetivos, contenidos y criterios de evaluación de una materia obligatoria del currículo”, precisa.