El 81% de los españoles elegiría el AVE sobre el avión "si fuese competitivo"

El 40% de usuarios desea el pago de billete a través del móvil
El 81% de los españoles elegiría el tren de alta velocidad (AVE) sobre el avión o el coche para realizar un viaje internacional de larga distancia "si ofreciera un precio competitivo", según revela un estudio de Amadeus sobre las características que deberían tener las estaciones de tren en un futuro a tres años.

Este porcentaje es superior al obtenido en el promedio de los 7.000 pasajeros de seis países europeos encuestados --Francia, Alemania, Italia, España, Suecia y Reino Unido--, que desciende a un 77%.

Los entrevistados de los seis países estudiados también elegirían los trayectos en tren frente a otras modalidades de transporte si fuese "una experiencia más cómoda y agradable" (52%), hubiera "menos riesgo de interrupción o cancelación" (51%) y si ofrecieran "conexiones fluidas a otros servicios hasta el destino final" (46%), como enlaces con coches de alquiler o con vuelos.

Para los españoles, los cuatro principales criterios manifestados coinciden con los de la media general del estudio, si bien el "precio competitivo" y "una experiencia más cómoda y agradable" tienen mayor peso relativo en el país frente al total de la muestra (81% y 58% de los españoles, respectivamente).

En este sentido, el presidente de Amadeus Rail, Thomas Drexler, ha comentado que "el renacimiento del tren ya está en marcha para los próximos años". Para Drexler, la misión de las compañías ferroviarias es "que el tren se convierta en una opción real para los desplazamientos transfronterizos".

La estación del futuro debería ser más cómoda
En cuanto a las características y servicios que debería reunir la estación de tren del futuro, más del 70% de los encuestados (74% en el caso español) espera que en una estación internacional de tren en el año 2014 existan áreas de relax y asientos más cómodos.

El segundo servicio más deseado es el de pagos a través de móvil, elegido por el 40% de los encuestados, seguido del servicio de conserjería y atención personalizada, particularmente popular entre los italianos (41%).

Tras estas dos preferencias compartidas con los otros cinco países, alrededor de un tercio de los españoles concuerda en que en la estación debería disponer también de "hotel, spa y gimnasio", además de ofertas de "juegos y otros entretenimientos", frente a una minoría de alemanes (7%) y de británicos y suecos (ambos 15%) que no consideran estos aspectos tan relevantes.