El 80% de la nueva ejecutiva de Ciudadanos en Salamanca, a sueldo de la administración

Luis Fuentes (i) y Pablo Yáñez (c), esta mañana, momentos antes de comenzar la asamblea

Ciudadanos cierra filas con una nueva directiva oficialista formada al 80% por cargos electos y personal de confianza a sueldo de las instituciones donde han conseguido entrar. Las dos últimas incorporaciones confirman un 'aparato' totalmente controlado.

Ciudadanos ha decidido cerrar filas en Salamanca y ha dado el último toque a una ejecutiva casi totalmente oficialista en la que, salvo una excepción, sólo tienen cabida integrantes del núcleo duro de la formación, formado por cargos electos y su entorno. La ejecutiva es, desde este lunes por la noche, un 'club' al que sólo tienen acceso dirigentes que tienen, además, un denominador común a casi todos: estar a sueldo de la administración.

 

Así es tras las dos últimas incorporaciones, que se sometieron, eso sí, a la votación de algo más de 60 asistentes a la junta extraordinaria celebrada para sustituir a dos de los integrantes de la directiva. Los salientes son Liduvino Barbado y Manuel Hernández, que dejan sus puestos para ser los nuevos coordinadores de las dos nuevas agrupaciones de Ciudad Rodrigo y alfoz. Les sustituyen dos de los cinco aspirantes que presentaron su candidatura. Se trata de Martín García, asesor del grupo municipal en el Ayuntamiento de Salamanca, y Cristina Hernández, colaboradora habitual de ese mismo grupo y concejala en Villares de la Reina.

 

Con estas incorporaciones, siete de los nueve integrantes de la junta directiva tienen cargo y, en casi todos los casos, sueldo por ser cargos electos o por su condición de cargos de confianza. Luis Fuentes, coordinador local, es procurador y portavoz en Cortes; Alejandro González es concejal y portavoz municipal; Ana Suárez es concejala en el Ayuntamiento de Salamanca; los tres tienen sueldo público por su cargo. Además, José Amador es coordinador de grupo en la Diputación de Salamanca; Martín García es asesor en el Ayuntamiento; y Juan Carlos Rodríguez es coordinador en el Ayuntamiento, los tres con sueldo. Y Tomás Hidalgo es concejal en Calzada de Valdunciel y Cristina Hernández, colaboradora del grupo municipal de la capital y concejala en el ayuntamiento de Villares de la Reina, donde se cobran percepciones por asistencia a pleno y comisiones. Por último, Laura Hernández es simplemente afiliada.

 

Esta alineación conforma una ejecutiva con escaso componente de las bases, ya que la práctica totalidad son cargos electos o forman parte del entorno de estos por ser asesores o coordinadores. Esto empaña algunos de los movimientos que se han hecho durante las últimas semanas para subsanar el error de haber pasado cerca de un año sin convocar a las bases, a pesar de que es obligatorio. Algo que fue muy criticado en una asamblea ordinaria con afiliados que requirió la presencia del coordinador regional, Miguel Ángel González, y que obligó al coordinador local, Luis Fuentes, a asumir errores.