El 8’83 % de la población de Castilla y León mayor de 15 años es diabética

La Diputación de Valladolid organiza una mesa informativa y mediciones de glucosa con el fin de concienciar a la población sobre la enfermedad
Castilla y León está incluida como una de las 16 enfermedades prioritarias dentro del III Plan de Salud 2008-2012. El 8’83 por ciento de la población de la comunidad de Castilla y León (unas 190.000 personas) mayores de 15 años es diabética.

Más de 700 castellano leoneses murieron en el año 2007 por causas vinculadas directamente con esta enfermedad, sin contar las indirectas (como las cardiovasculares). Es la cuarta enfermedad causante de muertes. La Asociación de Diabéticos de Valladolid se suma a estos actos a nivel mundial realizando distintas actividades ese día.

La Diputación de Valladolid ha organizado hoy en el edificio administrativo del Hospital Viejo una mesa informativa con motivo del Día Mundial de la Diabetes, una jornada mundial de prevención sanitaria que tiene como fin último implicar a todos los sectores políticos, empresas farmacéuticas, profesionales sanitarios y enfermos para que existan mejores medidas en su prevención y control.

También se trata de sensibilizar a la población en general para que sea consciente del grave impacto de la diabetes y que muchas veces se puede demorar o evitar su aparición, así como, sus complicaciones crónicas. 

La Asociación de Diabéticos de Valladolid ha realizado hoy sencillas pruebas voluntarias de medición de glucosa en sangre entre los responsables políticos provinciales, los trabajadores de la Diputación y los visitantes que se han acercado al edificio. Además, desde hoy y hasta el lunes 19 de noviembre, la fachada de la sede oficial del Palacio Pimentel, luce un cartel conmemorativo de la jornada. Según los datos aportados por la Asociación de Diabéticos de Valladolid, desde el año 1991 la Federación Internacional de la Diabetes (coincidiendo con el día del nacimiento de Frederick Banting, uno de los descubridores de la insulina) y con el patrocinio de la Organización Mundial de la Salud, celebra el día 14 de noviembre el Día Mundial de la Diabetes.

A partir del año 1997, la ONU, se suma a esta iniciativa invitando a todos los estados miembros, organizaciones competentes y sector privado a su observancia para aumentar la concienciación sobre esta enfermedad y las complicaciones crónicas que de ella pueden derivarse. También se desea sensibilizar a todos sobre la importancia de la prevención realizando actividades divulgativas y solicitando la colaboración de los medios de comunicación. Cada vez más asociaciones de Diabéticos e instituciones se hacen presentes en ese Día Mundial participando y colaborando en la medida de sus posibilidades: edificios emblemáticos de todo el mundo se iluminan de azul (color representativo de la diabetes), mesas informativas, conferencias, etc. El eslogan La Educación y la Prevención de la diabetes y las principales reivindicaciones para este año 2012 a nivel mundial son educación y formación diabetológicas para pacientes y profesionales sanitarios; detección precoz de la diabetes y lucha contra la obesidad; eliminación de cualquier discriminación entre comunidades autónomas y fomento e incremento de la inversión en investigación en diabetes. 

Conocer mejor la enfermedad

La diabetes es una enfermedad complicada. Cuando la diagnostican, el enfermo se ve obligado a lo largo de su vida a tener que analizar su glucemia, tomar la medicación correspondiente, hacer ejercicio con regularidad y ajustar sus hábitos alimenticios para mantener a raya los niveles de azúcar en sangre. Esto supondrá un reajuste en sus hábitos diarios para él y su familia más cercana. Además, existe el riesgo de las archiconocidas complicaciones crónicas (retinopatía, nefropatía, neuropatía, amputaciones, etc.) Además, existen tantas clases de diabetes como personas diabéticas por la sintomatología y las peculiaridades que muestran cada uno de ellos. La educación diabetológica juega un papel muy importante al permitir conocer mejor la enfermedad, como actuar en cada momento y los cambios que deben efectuarse en el día a día para vivir con la enfermedad, pero no para la enfermedad, obtener unos resultados sanitarios óptimos y disminuir las posibilidades de desarrollar las complicaciones. De los dos tipos más importantes de diabetes, la tipo 1, no se puede prevenir, pero sí la tipo 2 que se ha incrementado sustancialmente en los últimos 30 años.

En el año 2025 se estima que habrá en el mundo 380 millones de personas afectadas con el consiguiente gasto sanitario y la repercusión en los presupuestos nacionales. La prevención y la educación diabetológica supondrían un gran ahorro económico a largo plazo y una gran mejora en la calidad de vida de los enfermos, así como, una disminución de pacientes. Evitar la obesidad, comer sano y realizar 30 minutos de ejercicio físico moderado al día ayuda a prevenir el desarrollo de diabetes tipo 2. 

Algunos datos pueden evidenciar la importancia que tiene esta enfermedad y la necesidad de disminuir su incidencia: la diabetes está entre las 10 principales causas de discapacidad debido a complicaciones crónicas como la ceguera y las amputaciones de las extremidades inferiores; supone un coste económico muy elevado en atención sanitaria dentro de los presupuestos de cada país, repercutiendo mucho más en los países pobres. Ese gasto se aproxima a los 465.000 millones de dólares al año en el mundo; niños y mayores mueren en el tercer mundo por falta de insulina y medios para controlar su glucemia. En el 2025 el 80 por ciento de los casos de diabetes se presentarán en países subdesarrollados.