El 58% de los municipios de la provincia ha perdido población durante el último año

Además de pequeñas localidades, tienen menos habitantes que en 2010 la capital, Béjar o Ciudad Rodrigo
Salamanca y su provincia han perdido habitantes con respecto a 2010. Así lo ponen de manifiesto los datos del padrón municipal de 2011, que cifran la población de la provincia en 352.986 habitantes, 633 menos que en el padrón de 2010. A pesar de que la pérdida de habitantes no es mucha, los movimientos de población desde el medio rural a zonas urbanas y de la capital a municipios del alfoz han provocado que en el último año el 58,01 por ciento de las localidades hayan perdido población.

En total, han sido 211 los municipios que tienen menos habitantes ahora que en el pasado 2010, incluida la capital y localidades importantes como Béjar o Ciudad Rodrigo. Por el contrario, el resto han mantenido estable o aumentado su población, especialmente los municipios del alfoz de la capital.

Así, la capital ha perdido un total de 990 habitantes en 2010 y Béjar 274, mientras que localidades como Carbajosa de la Sagrada, Castellanos de Moriscos o Villares de la Reina han visto como sus vecinos aumentaban en alrededor de 200 personas.

La despoblación del medio rural es uno de los principales problemas de una provincia en la que la mayoría de sus municipios tienen menos de 1.000 habitantes y que ven como año a año el padrón municipal desciende. No obstante, con respecto a 2010, muchos municipios cuentan con variaciones poco significativas, cuya diferencia si sitúa en menos de diez habitantes.

Es el caso de localidades como La Alberca, en la que el padrón de 2011 tiene un habitante menos que en 2010, o Aldeatejada o Ledesma, con 10 habitantes menos.

Sin embargo, en la última década la provincia ha ganado población. En la actualidad hay 3.253 habitantes más que en el año 2000, aunque la tendencia a que algunas zonas pierdan población se mantiene en esos años. Ciudades como Salamanca, Béjar o Ciudad Rodrigo han perdido un importante número de vecinos en beneficio de localidades como Santa Marta, Villares de la Reina o Cabrerizos, que han llegado, incluso, a duplicar su población.

En concreto, la capital tiene 5.084 personas empadronadas menos que en 2010, mientras que Béjar se queda en los 1.179 y Ciudad Rodrigo en 848. Con estos datos se pone de manifiesto el movimiento de la población hacia otras zonas que presentan mayores oportunidades o posibilidades a la hora de establecer su residencia.