El 38 por ciento de los españoles necesita más de una semana para desconectar del trabajo en vacaciones

Randstand recomienda dejar todo cerrado, practicar deporte, apagar el móvil, participar en redes sociales como modo de diversión y viajar

Recién comenzado agosto, y con muchos profesionales disfrutando ya de la temporada estival, un 85% de los españoles asegura que desconecta del trabajo durante sus vacaciones de verano, según una encuesta realizada por Randstad, empresa líder en soluciones de recursos humanos. Este trabajo analiza los hábitos y la vinculación de los trabajadores con su empleo y empresa durante esta época del año.


Si se analiza el tiempo que requieren para desconectar durante sus vacaciones los encuestados por Randstad, se aprecia que seis de cada diez (62%) necesitan al menos una semana para olvidarse completamente de su rutina laboral diaria. Peor lo tiene el 38% restante, que sitúa el tiempo mínimo necesario para desconectar de su trabajo en los 15 días o más. Esta tendencia se repite en toda España con datos muy similares.

 

Ellos desconectan del trabajo con algo más de facilidad
Las mujeres reconocen en un porcentaje ligeramente superior al de los hombres (16% frente a 14%) que les cuesta más desconectar de su trabajo durante sus vacaciones. Asimismo, necesitan más tiempo, ya que un 41% de ellas afirma que requiere de dos semanas de descanso laboral o más para conseguir desconectar, mientras que en los hombres este porcentaje alcanza el 35%.


También existen diferencias en cuanto al nivel de estudios y el tiempo que precisan para desconectar, constatándose que a mayor nivel formativo, más difícil resulta desconectar del trabajo. A los que más les cuesta es a los que tienen estudios universitarios, donde uno de cada cuatro profesionales (24%) reconoce no conseguir olvidar sus obligaciones laborales durante la temporada estival. Le siguen Formación Profesional (12%), Bachillerato (9%) y EGB-ESO (8%).


De los datos obtenidos en la encuesta realizada por Randstad se desprende que el perfil del profesional al que más le cuesta desconectar de su trabajo durante las vacaciones estivales es una mujer de entre 25 y 34 años con estudios universitarios.


Recomendaciones para desconectar en verano
Abstraerse del trabajo y olvidarse de los problemas laborales durante la temporada estival ayudan al profesional a disminuir su nivel de estrés y facilitan su reincorporación una vez finalizado su periodo vacacional. La mente, al igual que el cuerpo, necesita descansar, por lo que desde Randstad, gracias a la experiencia adquirida por su servicio en el sector de los recursos humanos, se lanzan una serie de recomendaciones para desconectar en verano:


- Dejar todo lo que puedas cerrado: la preocupación del profesional aumenta de manera proporcional a la cantidad de temas pendientes que quedaron por cerrar antes de comenzar sus vacaciones. No dejar cabos sueltos antes de marcharse de la oficina es la mejor manera para no tener que estar pendiente del trabajo.


- Planificar correctamente tus vacaciones con tu equipo. El delegar adecuadamente tus responsabilidades permitirá que la calidad del servicio de tu empresa no se reduzca en tu ausencia. Comunicar interna y externamente qué persona te va a sustituir; dejarle a ésta la información accesible para poder atender las necesidades que surjan... No se trata de que alguien recoja los temas que llegan para ti y los acumule en tu bandeja de entrada esperando a que vuelvas, sino de que los resuelva mientras no estás con la misma calidad que lo harías tú, y viceversa, que le tomes el relevo a tu compañero cuando él se marche a disfrutar de su merecido descanso.


- Practicar deporte: mens sana in corpore sano. Practicar ejercicio a diario ayuda a olvidarse de la rutina laboral y a ordenar las ideas. A pesar de que no se haya realizado a diario durante el año, las vacaciones estivales son un momento perfecto para comenzar a coger este saludable hábito.


- Apagar el móvil, al menos durante unas horas: el avance de la tecnología sin cables ha llevado a los trabajadores a estar conectados con su trabajo constantemente a través del teléfono móvil, con lo que olvidarse de ello durante las vacaciones parece un ejercicio imposible. Aunque muchos no se vean capaces, apagar el móvil durante varias horas al día ayudará al empleado a desconectar.


- Redes sociales sí, pero sólo para divertirse: para muchos las redes sociales son una prolongación de su trabajo, incluso su trabajo en sí, pero en verano hay que moderar su uso. Se pueden utilizar para contactar con amigos o familiares, ésta es la mejor época para hacerlo.


- Viajar: qué mejor forma de olvidarse de la rutina laboral diaria que conociendo un paraje completamente diferente. El trabajador debe olvidarse del móvil, de la tableta, del ordenador y del resto de sus aparatos electrónicos; pueden ser un complemento para disfrutar, pero no el medio para ello.