El 25% de las empresas españolas no ofrece ningún tipo de formación a sus empleados

España cuenta con un promedio de 20 horas, inferior a las 25 horas de media de los países miembros.

El 75% de las empresas españolas ofrece formación permanente a sus empleados, una cifra superior al 66% de media de la Unión Europea, según indica el informe publicado por Eurostat.

 

En datos totales, el 56% de los trabajadores que se forman a través de la empresa acudieron a algún curso en el periodo analizado, mejorando la media del 48% de la UE. Sin embargo, en comparación con las horas de formación por empleado, España cuenta con un promedio de 20 horas, inferior a las 25 horas de media de los países miembros.

 

En las primeras posiciones de la estadística, los países que proporcionan más formación continua a sus empleados son Austria y Suecia (los dos con un 87%) y Reino Unido (80%). Por el contrario, en el extremo opuesto de la lista se sitúan Polonia (23%) y Rumanía (24%) con las menores aportaciones de formación.

 

El coste de formación es uno de los factores que pueden condicionar, en gran medida, la oferta de cursos. En España conlleva un 0,8% del total de los costes laborales y es equivalente a la cifra europea afirma Carlos Martínez, Director del IMF Business School y Director del Máster en Dirección y Gestión de Recursos Humanos.

 

No obstante, que una compañía ofrezca formación a sus empleados, no significa que estos participen regularmente en los cursos. Los índices de participación más altos se registran en la República Checa y Eslovenia (con un 72% y un 62% respectivamente), mientras que los más bajos aparecen en Hungría (27%) y en Lituania (31%).

 

Además, el estudio refleja que en las empresas de más de 250 empleados se registra la mayor participación en cursos proporcionados por la compañía, más de un 50%, seguidos de cerca por las pequeñas y las medianas empresas.

 

Los datos que proporciona este informe sitúan a España en los primeros puestos en materia de formación permanente a la empresa. Teniendo en cuenta la inversión que supone impartir estos cursos y el esfuerzo extra que implica, es una excelente noticia saber que parte de los ingresos que obtienen las empresas españolas va destinada a formar a los profesionales que trabajan en ellas afirma el Director del IMF Business School.