El 16% de los castellanos y leoneses cree que la Seguridad Social desaparecerá

Además, el 37% ahorra para su jubilación, cuya edad ideal consideran que es a los 64 años
El 16 por ciento de los castellanoleoneses cree que la Seguridad Social desaparecerá a largo plazo, dato que coincide con el de 2010, frente al 17,5 por ciento nacional, mientras que el 57 por ciento manifiesta que se reducirán sus pensiones pero se extinguirá el sistema, según las conclusiones del Cuarto Observatorio Caser Pensiones extraídas de más de 8.000 encuestas por todo el territorio nacional.

Asimismo, los encuestados consideran que la probabilidad de que el Sistema de Pensiones quiebre es alta, situándola en 6,11 puntos sobre diez, frente a los 6,19 puntos sobre diez a nivel nacional. Así, en Castilla y León solo el 32 por ciento confía en la Seguridad Social como motivo para no ahorrar en su jubilación, confianza que cae hasta 44 puntos respecto a 2009 cuando el 76 por ciento de los castellanos y leoneses confiaba en el sistema.

"En 2009 ya había evidencias de que la cosa no iba bien, pero no existía ningún atisbo de una reforma de pensiones, por lo que es lógico que la confianza ganara preeminencia", ha destacado el director del Observatorio de Pensiones Caser, Manuel Álvarez, durante la presentación del estudio y donde ha subrayado que Castilla y León es una Comunidad que "tiene muchas peculiaridades".

En este sentido, ha señalado que el 62 por ciento de los castellanos y leoneses considera que la responsabilidad de garantizar que las personas mayores dispongan de una pensión digna debe ser tanto del Estado como de los individuos, aunque considera que la responsabilidad correspondería 6,45 puntos sobre 10 al Estado y 3,55 puntos al individuo.

"En Castilla y León hay un sentimiento o filosofía de que el tema de las pensiones no es solo una cuestión del Estado sino que también debe ser una responsabilidad compartida entre las personas y las instituciones", ha señalado Álvarez en declaraciones a Europa Press tras la presentación.

A su juicio, este aspecto está relacionado "sin duda" con que Castilla y León sea una de las Comunidades Autónomas con una cuantía media anual de ahorro más alta y que en 2011 se sitúa en 2.730 euros al año, lo que sitúa a la región sólo por detrás de Aragón donde sus ciudadanos ahorraron una media de 2.840 euros. "La filosofía castellano y leonesa parece que va mucho más por el sentimiento del ahorro que otras Comunidades", ha insistido.

No obstante, el porcentaje de los castellanos y leoneses que ahorra de cara a su retirada cae del 42 por ciento registrado en 2010 hasta el 37 por ciento de este año, manifestando como principales causas la imposibilidad de hacerlo (56 por ciento), ser demasiado joven (52 por ciento), confianza en la seguridad social (32 por ciento) o no ser una persona previsora (25,5 por ciento), entre otras.

En cuanto a la edad media de inicio del ahorro en Castilla y León, ha bajado respecto al 2010, ahora se sitúa en los 31 años, frente a los 34 del año pasado y muy inferior a la que señalaban en 2009 que era 41 años.

Asimismo, el 86 por ciento de los encuestados creen que es compatible ahorrar para la jubilación a la vez que se tiene una hipoteca, siempre y cuando la cuota no supere el 41 por ciento de los ingresos totales del hogar, un dato algo superior al obtenido al nivel nacional donde el 84 por ciento lo cree compatible si la cuota no supera el 36 por ciento de los ingresos.

Respecto a las medidas acometidas para reformar el Sistema de Pensiones, los encuestados se muestran bien informados, y manifiestan su rechazo mayoritario a las mismas, especialmente en los relativo a aumentar la edad de jubilación, que obtiene una nota de 4,32 puntos sobre 10, congelar las pensiones (3,60) o aumentar el periodo de cotización (4,48), mientras que se muestran partidarios de soluciones como mejorar la natalidad (6,52), incrementar las cotizaciones a las empresas (5,84) y dar ventajas fiscales (6,29).

Asimismo, el desconocimiento sobre el Pacto del Toledo es grande, solo el 35 por ciento afirman conocerlo, aunque bastante por encima de la media nacional donde la cifra es del 27 por ciento.

La edad ideal de jubilación para los castellanos y leoneses, como en 2010, se fija en torno a los 64 años, igual que en el resto de España, aunque el 50 por ciento ve bien que se permita seguir trabajando a quien lo desee, siempre que sea en profesiones lógicas.

"Una de las características de Castilla y León es esa famosa austeridad que les hace que quizá sean más favorables o menos desfavorables a las medidas de reforma que se han tomado porque son de todas las Comunidades Autónomas los que comprenden mejor que haya habido que elevar la edad de jubilación o que haya habido que aumentar el numero de años de cotización para tener la jubilación y eso es bueno", ha añadido el director del Observatorio.

Finalmente, el 30 por ciento de los castellanoleoneses considera que debería ser obligatorio por ley que las empresas aportasen una cantidad de ahorro privado para sus empleados, una cifra cinco puntos inferior a la de 2010. Además, el 48 por ciento piensa que, aunque fuera voluntario, tendría que estar más incentivado en el caso de las empresas que sí lo hicieran.