El 13, mal número si no crece

La UDS lleva 13 puntos en 13 partidos con solo 13 goles a favor, aspecto que lastra su progresión en la clasificación general

Para los supersticiosos, el 13 es un número fatídico, el causante de todos sus males o simplemente algo a lo que agarrarse cuando las cosas vienen mal dadas. A la UD Salamanca se le ha atragantado este inicio de temporada en Segunda B y tiene en el número trece su principal lastre al llevar 13 puntos en 13 partidos con solo 13 goles anotados, principal mal de un equipo que está hecho para optar al ascenso a Segunda desde el primer momento.

Así, con solo 13 tantos a favor, la UD Salamanca ocupa el puesto número 15 en este apartado, solo ‘superado’ por el Guijuelo (12 goles) pero que le supera en la clasificación, el Palencia (7), el Lemona (8), la Segoviana (9) y el Burgos (10), todos ellos por debajo del conjunto charro en la clasificación.

Pero por si fuera poco, en el global de los 80 equipos que forman los cuatro grupos de Segunda B, la Unión ocupa el puesto número 22, es decir, que solo 21 equipos del total han marcado menos goles que los charros. En el Grupo I, Coruxo (12), Toledo (10), Club Marino (12) y Sporting B (7) presentan peores registros; en el Grupo III, los peores en este apartado son Huracán (10), CD Teruel (11), Sp. Mahonés (9), Llagostera (7) y Manacor (11). Y por último, en el Grupo IV, son siete los equipos con menos goles: Real Jaén (10), Cacereño (12), Écija (11), Sp. Villanueva (12), Roquetas (5), Caravaca (6) y Poli Ejido (11).

La falta de gol, entre otras cosas, se ha convertido en un obstáculo casi insalvable para el equipo salmantino en sus aspiraciones de ascenso a Segunda B porque la media de un gol por partido y punto no lleva a ningún lado a los jugadores ya entrenados por Zegarra.

Igor y Marcos, solo seis goles
Uno de los problemas fundamentales es la sequía de sus dos estiletes, Igor de Souza y Marcos Márquez con solo seis goles anotados, cuatro del brasileño y dos del andaluz, escaso bagaje para dos delanteros que en teoría son la envidia de la categoría e incluso de otra superior. Pero lo cierto es que no funciona. Además, el siguiente goleador en la lista es Iñaki Muñoz con dos tantos (anotados de penalti) igual que Jeremy, mientras que con solo un gol aparecen Pablo Gómez, Andrés y Jonay.

También llama la atención que ninguno de los defensas del equipo charro, en concreto los centrales, han anotado ningún gol en jugada de estrategia, ni saques de esquina ni faltas, lo que dice mucho de la preparación del equipo o de la manera de ejecutar lo ensayado en los entrenamientos.

Por ello, 13 puntos en 13 partidos y con solo 13 goles anotados no valen para un equipo en crisis deportiva e institucional y que debe ampliar ese número en todos los aspectos si quiere aspirar al objetivo inicial. Porque ya se sabe, trece, mal número si no crece…