El 11% de los funcionarios salmantinos secunda una huelga sin incidentes

Por administraciones. La Diputación y la Junta registraron un seguimiento del 3 por ciento, mientras que la Universidad alcanzó el 36 por ciento. Sindicatos.
E.S.C.

La huelga convocada ayer por los sindicatos UGT, CCOO y CSI-CSIF apenas consiguió sacar partido del descontento de los trabajadores públicos de Salamanca contra los recortes salariales impulsados por el Gobierno. Tan sólo el 11,6 por ciento de los 25.440 funcionarios de la provincia secundó la movilización, según se desprende de la media de los datos facilitados por las diferentes administraciones.

La jornada se caracterizó por la ausencia de incidentes, el cumplimiento de los servicios mínimos y por el seguimiento dispar del paro que se registró en los distintos organismos. Los niveles más bajos se computaron en la Diputación de Salamanca, donde apenas el 3 por ciento de los trabajadores que debían acudir a sus puestos no lo hizo.

Según La Salina, de los 734 trabajadores adscritos en dichos horarios en las distintas áreas y organismos autónomos de la Diputación, sólo 22 secundaron la huelga, correspondiendo 17 al personal funcionario y cinco al personal laboral.

Casi idéntico fue el éxito de la iniciativa en la Junta de Castilla y León, la institución que más funcionarios aporta en la provincia, con 9.246. Sólo el 3,04 por ciento se unió al paro de protesta, según los datos oficiales, lo que se traduce en 281 trabajadores. En el caso de la Sanidad, el respaldo fue residual, con un paupérrimo 0,90 por ciento de personal en huelga.

Ligeramente superior fue el seguimiento de los trabajadores adscritos a la Administración General del Estado en Salamanca. En este caso, el 6,78 por ciento de los 1.520 funcionarios con posibilidad de secundar la huelga (descontados los servicios mínimos) hizo uso de ese derecho, tal como recogen los datos de la Delegación del Gobierno.

No fue mucho mayor la capacidad de convocatoria entre los empleados municipales. Según el Ayuntamiento, el 9,38 por ciento de sus trabajadores apoyó el paro de la función pública. En concreto, 64 de los 682 funcionarios con derecho a huelga no acudieron a trabajar, cifra en la que se incluyen los adscritos al OAGER, las distintas fundaciones municipales y el Patronato de la Sociedad de Turismo.

El seguimiento más relevante se registró en la Universidad de Salamanca, donde el 36 por ciento del Personal de Administración y Servicios no acudió a su puesto de trabajo, según los datos de la institución académica.

Muy diferente son los cálculos aportados por los sindicatos. Comisiones Obreras estimó que entre el 60 y el 65 por ciento de los funcionarios de Salamanca secundó la huelga. Para CSI-CSIF, el porcentaje se situó entre el 50 y el 55 por ciento, “una cifra similar a la media en Castilla y León”. Por su parte, el secretario provincial de UGT, Agustín Rodríguez, indicó que el 70 y el 80 por ciento de los funcionarios de la Administración “quieren ir a la huelga”, pero los servicios mínimos o la posibilidad de represalias en forma de “movilidad” frenaron esos deseos.