EEUU finaliza la retirada de todos sus efectivos militares de Irak

El balance es de casi 4.500 militares norteamericanos muertos y decenas de miles de iraquĂ­es

El Ăşltimo convoy militar estadounidense ha abandonado Irak, lo que supone el punto y final a la retirada del EjĂŠrcito norteamericano del paĂ­s al que llegĂł hace cerca de nueve aĂąos, segĂşn han confirmado fuentes oficiales estadounidenses.

El balance es de casi 4.500 militares norteamericanos muertos y decenas de miles de iraquĂ­es. En marzo de 2003, los primeros misiles cayeron sobre Bagdad con el fin de derrocar al rĂŠgimen de Sadam Husein bajo el pretexto de su programa nuclear.

Este Ăşltimo convoy, conformado por cien vehĂ­culos armados con 500 soldados en ellos, ha cruzado la frontera sur de Irak durante la madrugada de este domingo hacia territorio kuwaitĂ­.

"Ha estado bien ver cĂłmo esto (este momento) se acercaba. Estuve aquĂ­ cuando comenzĂł", ha declarado el sargento Christian Schultz, poco antes de abandonar la base operativa de Adder, a 300 kilĂłmetros al sur de Bagdad. "He visto muchos buenos cambios, muchos progresos y muchas cosas malas tambiĂŠn", ha apostillado.

El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, prometiĂł durante su campaĂąa electoral que retirarĂ­a totalmente las tropas norteamericanas desplazadas en Irak.

Para los iraquĂ­es, esto era una cuestiĂłn de soberanĂ­a, si bien durante los Ăşltimos meses los ataques perpetrados por milicianos y terroristas suicidas han devuelto el escepticismo a las autoridades de Irak sobre su seguridad.

De hecho, algunos sectores militares iraquĂ­es pidieron a comienzos de este aĂąo que las tropas estadounidenses prolongaran su estancia en el paĂ­s con el fin de garantizar la seguridad y la estabilidad hasta que el EjĂŠrcito de Irak estuviera plenamente preparado para hacerse cargo de la seguridad nacional. AdemĂĄs, adujeron que los soldados todavĂ­a necesitaban mĂĄs entrenamiento con las nuevas armas suministradas al contingente iraquĂ­. Ambas administraciones celebraron diversas reuniones para abordar una posible prĂłrroga de la retirada durante los Ăşltimos meses, aunque, finalmente, no sellaron acuerdo alguno.

El primer ministro iraquĂ­, Nuri al Maliki, no accediĂł a ceder en cuestiones de soberanĂ­a, en un contexto en el que su Gobierno de coaliciĂłn, trazado con delicados equilibrios entre etnias, podrĂ­a verse expuesto a la divisiĂłn.

Irak ha admitido que sus fuerzas aĂŠreas y la Inteligencia son sus principales puntos dĂŠbiles. No obstante, han reiterado que son capaces de hacerse cargo de la seguridad nacional, a pesar del repunte de la violencia insurgente islamista sunĂ­, que, desde hace varios meses, estĂĄ acometiendo atentados de forma casi diaria.

De esta forma, Obama y Al Maliki pactaron una retirada progresiva que culminara en diciembre, segĂşn anunciaron ambos dirigentes en octubre.

En los momentos cumbres del conflicto, Estados Unidos ha llegado a tener destinados en unas 500 bases militares iraquĂ­es a mĂĄs de 170.000 soldados. Sin embargo, este sĂĄbdo, apenas quedaban 3.000 unidades concentrados en una base.