Éder lleva a una sólida Italia a octavos

Los jugadores italianos celebran su clasificación

Partido de pocas ocasiones que deja a la Suecia de Ibrahimovic al borde de la eliminación.

 

FICHA TÉCNICA.

ITALIA: Buffon; Barzagli, Bonucci, Chiellini; Candreva, Parolo, De Rossi (Motta, min.74), Giaccherini, Florenzi (Sturaro, min.85); Pellè (Zaza, min.60) y Éder.

SUECIA: Isaksson; Johansson, Lindelöf, Granqvist, Olsson; Larsson, Ekdal (Lewicki, min.79), Källström, Forsberg (Durmaz, min.79); Guidetti (Berg, min.85) e Ibrahimovic.

GOL.

1-0. Min.88, Éder.

ÁRBITRO: Viktor Kassai (HUN). Amonestó a De Rossi (min.69), Buffon (min.90+3) en Italia y a Olsson (min.89) en Suecia.

ESTADIO: Stadium de Toulouse.

La selección de Italia ha ganado este viernes a Suecia (1-0) en el Stadium de Toulouse para asegurarse el pase a los octavos de final de la Eurocopa, con muchas opciones de hacerlo como primera, en un duelo insulso de pocas ocasiones en que el empate parecía pactado hasta que Éder, en jugada individual, dejó a los suecos muy tocados.

Segundo triunfo para Italia, que sigue sin encajar goles demostrando cuál es su gran baza. Tras ganar a Bélgica por 2-0 y dar un golpe de autoridad sobre la mesa, ante Suecia tiró más de oficio. Fuertes y ordenados atrás, casi inexistentes arriba pero letales en cuanto fueron a por el partido en los 10 minutos finales. Ahí tuvo sus dos mejores ocasiones, incluido el gol.

El refresco de Simone Zaza dio más movilidad al ataque italiano, y se la puso de cabeza a Éder para que este se fuera solo contra el mundo. Dejó atrás hasta a cuatro defensas amagando con el disparo y abriéndose hueco hasta fulminar a Isaksson con un fuerte disparo ajustado al palo. Un buen gol que bien vale la segunda victoria de Italia y el billete para los octavos.

Un gol a falta de 2 minutos para el final, sin contar un tiempo añadido donde Suecia reclamó un penalti sobre Granqvist en una acción muy protestada por los escandinavos. Y, antes del gol de Éder, en el minuto 83, tuvo el gol Italia con un gran centro al segundo palo de Giaccherini que Parolo remató de cabeza con precisión para enviar el balón al larguero. La mejor ocasión sin duda del partido antes del tanto de la victoria.

Pero poco más hizo Italia, tampoco una Suecia que dejó demasiado solo a Zlatan Ibrahimovic, pues perdió más fuerzas luchando con toda la defensa italiana y bajando metros a intentar organizar que no buscando la portería rival. De hecho Sueca ni siquiera disparó entre los tres palos, convirtiendo a Gianluigi Buffon en mero espectador.

Y, ahora, Suecia se queda con un único punto en una situación límite. Dependiendo de otros, los suecos solo estarían en los octavos de final con una carambola de goles y resultados. Y todo por no decidirse a atacar a una Italia que no tuvo demasiados argumentos ofensivos y que llegó a estar incomodada por los escandinavos cuando estos subieron líneas, aunque duró poco y sin llegar a disparar con criterio ni acierto.

Un duelo cerrado, lento de ritmo y sin apuestas ofensivas decidido por una tardía inspiración de un Éder que, todo sea dicho, no había aparecido en todo el partido. Ni una ocasión para el delantero del Inter de Milán, aunque acabó siendo determinante. Ahora, Italia, buscará mínimo un empate contra la República de Irlanda para ser líder. Suecia, por su parte, deberá invocar al espíritu vikingo para no dejar Francia sin botín.