Ecologistas en Acción alerta de la inviabilidad económica de la mina de uranio de Retortillo-Villavieja

La Consejería de Fomento y Medio Ambiente ha modificado la Propuesta de Declaración de Impacto Ambiental. Obligará a la empresa australiana Berkeley a llevar un control exhaustivo de su actividad, con el consecuente incremento en los costes de explotación.

El pasado viernes 2 de agosto la Comisión de Prevención Ambiental de Salamanca, de la que Ecologistas en Acción de Salamanca forma parte, tuvo conocimiento de una nueva Propuesta de Declaración de Impacto Ambiental (DIA) para el proyecto de minería de uranio que la empresa australiana Berkeley pretende desarrollar en zona protegida de los términos de Retortillo y Villavieja de Yeltes, junto al Balneario de Retortillo.

 

La nueva propuesta se basa en un Informe del Servicio de Espacios Naturales de Valladolid  (obligatorio y vinculante al tratarse de espacios incluidos en la Red Natura 2000). Ecologistas en Acción critican en un comunicado de prensa que la Comisión de Salamanca no quiso tener en cuenta esta propuesta en el pasado mes de marzo a pesar de la advertencia que el vocal de Ecologistas en Acción hizo entonces en la propia Comisión.

 

Ahora la Consejería de Fomento y Medio Ambiente rectifica la propuesta de DIA que en su día hizo la Comisión introduciendo un estricto condicionado ambiental que supondrá para la explotación minera un incremento considerable del coste de explotación y un control exhaustivo y permanente de su actividad minera en caso de que llegara a abrirse dicha mina.

 

Ecologistas en Acción de Salamanca ha denunciado en numerosas ocasiones "el carácter puramente especulativo-bursátil de la empresa Berkeley que nunca ha tenido actividad minera y cuyo único objetivo es obtener permisos administrativos para hacer subir la cotización de sus acciones en la bolsa australiana y, en su caso, poder vender sus derechos a otras empresas (ya tuvo contactos con coreanos, chinos y rusos)".

 

La nueva propuesta de DIA de la Consejería enmienda la plana a la de Salamanca entre otras cuestiones en la posibilidad de “exigir garantías suficientes para el cumplimiento de las medidas protectoras y de restauración de los terrenos afectados” cuyo presupuesto alcanza según el Proyecto a casi 32 millones de euros y que la anterior propuesta de Salamanca había limitado a una "cantidad ridícula", tal como informan desde Ecologistas en Acción.

 

Otros condicionantes importantes son la prohibición de verter o tomar aguas del Río Yeltes en los meses de julio, agosto y septiembre y limitar los caudales el resto de los meses a un máximo del 5% del caudal circulante por el río (10% de noviembre a marzo); la no autorización de la línea eléctrica de media tensión proyectada y su sustitución por generadores; la obligación de reforestar 100 Has. de dehesa; y la obligación de realizar estudios cuantitativos de caracterización y seguimientos de las numerosas especies protegidas de la zona: milano Real, cigüeña negra, alimoche, murciélago (de cueva y grande de herradura) y sarda salmantina. Así como tomar las medidas necesarias en caso de que se detectaran afecciones durante toda la vida del proyecto.