EA de Valladolid propone reconsiderar grandes proyectos, como el 'Rogers', si no son ejecutables en seis años

Considera prioritaria la rehabilitación de los barrios, la protección de las vegas agrícolas y la movilidad ciclista y peatonal
Considera prioritaria la rehabilitación de los barrios, la protección de las vegas agrícolas y la movilidad ciclista y peatonal

VALLADOLID, 31 (EUROPA PRESS)

Ecologistas en Acción ha formulado una serie de aportaciones en el periodo de información pública del Avance de la Revisión del Plan General de Ordenación Urbana de Valladolid que, entre otras, se centran en la reconsideración de grandes proyectos y la expansión de la ciudad hacia nuevas áreas, la apuesta por la rehabilitación urbana y la promoción de la movilidad ciclista y peatonal.

Así, el documento presentado considera que, ante las difíciles expectativas económicas que gravitan actualmente sobre la operación denominada 'Plan Rogers', deben incluirse los estudios que avalen la realización de la misma en un plazo que no puede superar los seis años. De no ser así, habría que reconsiderar radicalmente todo el planeamiento asociado a la operación ferroviaria.

Igualmente, consideran necesario un documento que exprese claramente la necesidad y viabilidad presupuestaria del Palacio de Congresos para considerarla "una operación ineludible para el futuro de la ciudad".

EA, tal y como explica a través de un comunicado, aboga por prescindir de todas las Áreas Homogéneas e incluso sacar del ámbito del suelo urbanizable algunos sectores residenciales colocados hoy como "urbanizables delimitados", como por ejemplo los sectores 50, 51 y 52 de la zona Este, sobre terrenos valiosos desde el punto de vista ambiental.

DE ÁREAS HOMOGÉNEAS A SUELO RÚSTICO

Todos esos suelos, que no se han desarrollado efectivamente, mantendrían su carácter rural sin que ello conlleve ningún derecho indemnizatorio para sus propietarios, de acuerdo con la legislación urbanística.

Esa apuesta por prescindir de las áreas citadas se debe a la consideración de que en un escenario de diez o doce años las necesidades de suelo y vivienda pueden cubrirse ampliamente con el suelo urbano (principalmente no consolidado) y urbanizable que actualmente tiene tal carácter.

Abogan además por complementar esa apuesta por una ciudad compacta con recursos presupuestarios, incentivos fiscales y reformas normativas que faciliten la realización de un programa potente de "rehabilitación de viviendas ya existentes" en los barrios populares, aún más importante que el propuesto para los "barrios fantasmas" (sectores de suelo urbanizable ya construidos pero con baja ocupación) que también parece necesario.

En materia de movilidad, se defiende la inclusión de un plan pormenorizado para el fomento de la bicicleta, mejorando los carriles bici existentes, trazando nuevos y creando una red de aparcamientos.

Entienden que la ciudad y la red viaria no puede planificarse en base al uso del coche, y por ello proponen que el trazado de "sendas peatonales", identificadas con el ocio y los recorridos de recreo, se acompañe de un estudio en profundidad de los recorridos peatonales destinados a conectar los diferentes barrios entre sí y con el centro histórico.

Por último, lamentan que la presentación de documentos no haya sido más favorable a la participación ciudadana y la inexistencia de debates en barrios y con todos los sectores afectados, "un error que puede rectificarse durante la elaboración e información pública del documento de aprobación inicial de la Revisión del Plan General de Ordenación Urbana".