Dueñas se ‘quita la espina’ de la general al vencer en la etapa reina

EN SOLITARIO. El ciclista bejarano se unió a la escapada buena del día al paso por Aldeadávila y, a pesar de sufrir un inoportuno pinchazo, logró arrancar de nuevo y ganar. AYUDA. Su hermano le dejó una rueda
ISABEL DE LA CALLE

Efectivamente, como ya se intuía desde la etapa de Montemayor del Río, Moisés Dueñas no va a ganar la Vuelta a Salamanca. Por desgracia para los intereses de los aficionados salmantinos, ni siquiera subirá al podio individual.

Pero el ciclista bejarano, al menos, se ha quitado la espina de la general ganando ayer la etapa reina de esta Vuelta a Salamanca, disputada entre Ledesma y Aldeadávila de la Ribera con el conocido alto de Saucelle (primera categoría).

Ayer, el Froiz sí trabajó desde el inicio para preparar la etapa. Sobrepasado el kilómetro 17 de la etapa, Ángel Vallejo se escapó junto a otros cuatro corredores, a los que mediada la etapa se pudieron unir Moisés Dueñas, Enrique Salgueiro (Spiuk) y David Belda (Valencia). Sin embargo, el bejarano –con quien parece que no se ha aliado la suerte en esta ronda charra– pinchó en el kilómetro 75.800, antes de la bajada de Aldeadávila, que se encadena directamente con la subida al puerto. En esos momentos, el salmantino no pudo estar atendido por el coche de su equipo, que todavía iba por delante con Vallejo y fue su hermano Héctor el que se paró a darle su rueda trasera para que el mayor de los dos pudiera continuar.

Dueñas demostró toda su fortaleza en los siguientes kilómetros en los que enlazó con el grupo delantero y nada más terminar la bajada, atacó y se fue por delante junto a David Belda. De este modo, el bejarano se impuso en Aldeadávila, aunque sin sacar el tiempo suficiente a sus rivales para ponerse como líder.

Hoy se termina la Vuelta, que sale desde la localidad de Aldearrodrigo para llegar hasta la capital, este año junto a El Corte Inglés.