Dos nuevas multas del Ayuntamiento a un bar por repartir publicidad sin tener autorización para ello

Dos personas son sancionadas con 300 euros cada una por repartir publicidad de un establecimiento, sito en el paseo de Carmelitas, sin permiso para hacerlo. El Ayuntamiento mantiene la multa por entregar octavillas de carácter comercial.

El Ayuntamiento de Salamanca ha multado a dos ciudadanos por repartir publicidad de un establecimiento hostelero de la capital sin tener permiso para ello, un caso poco frecuente y que trae de nuevo a la actualidad un reciente debate en el pleno municipal sobre la legalidad o no de repartir octavillas por la calle. Las multas de 300 euros cada uno, se han impuesto por vulnerar la ordenanza reguladora de la venta realizada fuera de los establecimientos comerciales y en la vía pública, y no tienen que ver con la 'cruzada' del Ayuntamiento contra la promoción del consumo de alcohol, y por lo que a final de año se persiguió el 2x1 en los bares de copas.

 

Los hechos denunciados se produjeron el pasado día 7 de diciembre a las 19.45 horas cuando, según la Policía Local, dos personas que responden a las iniciales J. S. B. y M. S. G. repartían publicidad de un establecimiento hostelero sito en el paseo de Carmelitas; según la denuncia, estaban entregando publicidad en papel de Bar El Javi, una actividad para la que no tenían la preceptiva licencia que exige el Ayuntamiento de Salamanca, por lo que fueron denunciados.

 

La denuncia responde a una infracción a la ordenanza municipal reguladora de la venta realizada fuera de establecimiento comercial permanente y la realización de actividades en la vía pública; concretamente, se trata de haber realizado actividad careciendo de la licencia preceptiva. Un comportamiento que está tipificado como muy grave y que se puede multar con hasta 3.000 euros. No obstante, y según la resolución de alcaldía, emitida el día 13 de diciembre, y publicada este miércoles, se admite la propuesta de multar a cada una de las dos personas afectadas con 300 euros.

 

La regulación de estas situaciones ha sido objeto de debate recientemente en el pleno del Ayuntamiento de Salamanca, donde han entrado en conflicto tanto la ordenanza sobre gestión de resíduos como la de actividad comercial. El equipo de Gobierno llevó a pleno una modificación de la ordenanza de resíduos para eliminar de la normativa la prohibición de repartir octavillas, dado que podría ir contra derechos fundamentales ya que, en muchas ocasiones, se usan octavillas para fines políticos y prohibirlo podría ir contra el derecho a expresar y difundir libremente los pensamientos, ideas y opiniones. Sin embargo, la ordenanza de resíduos mantiene la prohibición de esparcir y tirar octavilas o similares por la calle.

 

Por lo tanto, haber repartido estos papeles no sería sancionable, pero el Ayuntamiento invoca aquí otra ordenanza, la de venta fuera de establecimiento comercial permanente, con la que trata de controlar una práctica tan habitual en el centro de Salamanca y zonas turísticas como la de repartir el contenido de los menús con lo que los restaurantes promocionan sus servicios. Con lo que en este caso se está sancionando el reparto de publicidad para promocionar productos o servicios comerciales. Para poder hacerlo sin incumplir la ordenanza hay que obtener una licencia, para lo que es necesario cumplir un trámite y pagar una tasa.

 

Este tipo de multas son poco habituales. De hecho, según fuentes consultadas por TRIBUNA de Salamanca en el Servicio de Policía y Actividades Clasificadas del Ayuntamiento de Salamanca, este tipo de infracciones se han reducido de manera notable en los últimos tiempos; de hecho, en los últimos meses solo se han producido esta dos sanciones por este motivo. El Ayuntamiento, en comunicación con la asociación de empresarios de hostelería, ya advirtió que iba a sancionar este tipo de actividades, salvo que se hagan con licencia, al igual que hace con la promoción del consumo del alcohol, el habitual 2x1 en copas que ofrecen muchos locales.