Dos meses para abrir un campo de fútbol, el de rugby y las pistas de tenis y pádel en La Aldehuela

Uno de los campos de fútbol ya terminados junto al campo de tiro con arco.

El contrato para retomar las obras de la ciudad deportiva de La Aldehuela marca que, en dos meses, deberán estar listos varios equipamientos y, en cinco, todo menos la pista cubierta y el velódromo. Preocupa el estado en que se encuentren tras meses de paralización.

Hace más de dos años que no entra una máquina en la ciudad deportiva de La Aldehuela, uno de los grandes proyectos de la legislatura que ahora parece lista para ponerse en marcha de nuevo. Tras resolver el contrato con la primera empresa concesionaria, Trapsa, y las consiguientes reclamaciones, hubo que licitar de nuevo el contrato, notablemente modificado por el Ayuntamiento de Salamanca. La única empresa aspirante, San José, era la subcontratada y se ha llevado el concurso que se ha resuelto justo a tiempo para que, si se cumplen los diez meses de plazo, esté todo listo en abril de 2015.

 

Sin embargo, la empresa tendrá que cumplir con una serie de estaciones previas que deben permitir la puesta en marcha gradual del complejo. Y será pronto, porque una vez que firme el contrato y el replanteo, tendrá dos meses para tener listos algunos de los equipamientos. Los primeros, uno de los tres campos de fútbol, las pistas de tenis y padel, el campo de rugby y el edificio de control de entrada a la ciudad deportiva.

 

Según las condiciones, tiene dos meses para la finalización de cuatro de las cuadrículas en las que está dividido el complejo. Corresponden con los equipamientos citados, pero la duda es en qué condiciones se los van a encontrar. A simple vista, los campos de fútbol de hierba artificial se encuentran en buen estado e incluso tienen instaladas las porterías; según el plan, se tiene que ejecutar el de la cuadrícula C3, que incluye un circuito biosaludable. Más complicado será que el campo de rugby, de césped natural, se encuentre en buenas condiciones después de tantos meses.

 

Además, hay que terminar de construir toda la entrada, que incluye un edificio de control, el traslado de la estación meteorológica que está allí actualmente, la plaza de acceso con un aparcamiento y estación de bicicletas... Y por último, los trabajos en las cuatro pistas de padel y tenis, que contemplan un nuevo graderío, escaleras y rampas de acceso a las pistas y acondicionamiento de las mismas.

 

 

SIGUIENTE FASE EN CINCO MESES

 

La segunda fase de la puesta en servicio de La Aldehuela va a ser más complicado por la cantidad de elementos que incluye y el plazo: cinco meses desde la puesta en marcha de la finalización de obras. Incluye un segundo campo de fútbol con su grada; un campo de tiro con arco, que implica también una cubierta que está parcialmente realizada; también hay que terminar tres edificios de vestuarios y un campo de futbito.

 

También hay que hacer el campo de lanzamientos de atletismo, un anexo de la pista cubierta previsto para la práctica de las especialidades de lanzamiento (peso, disco, martillo, jabalina) que contará con círculos de batida y marcaje del campo de lanzamientos; para el martillo y la jabalina debería incluir una jaula de lanzamientos. Esta segunda fase requiere también la construcción de una cafetería, de una cubierta para la pista deportiva, donde además habrá que arreglar canastas y porterías y una zona de juegos.

 

También dentro del plazo de cinco meses y en otro sector del complejo hay que hacer una segunda pista polideportiva (con arreglo de canastas y porterías), arreglar el frontón descubierto y hacer uno cubierno con rocódromo y pista de squash. Y por último, en otro sector, el tercer campo de fútbol y pistas de petanca.

 

 

EL RESTO, EN DIEZ MESES

 

Una vez finalizadas las dos primeras fases, la empresa constructora tendrá sobre el papael otros cinco para acabar los dos últimos equipamientos contemplados en el plan de ejecución: la pista cubierta de atletismo y el veódromo ciclista. Son, al margen de los nuevos campos de fútbol, las estructuras más visibles, pero también las que más trabajo tienen por delante, especialmente, la pista cubierta. 

Noticias relacionadas