Dos matrimonios deciden cada día romper su vínculo conyugal

Ya sea por problemas de convivencia, por la aparición de una tercera persona o simplemente por el desgaste en el amor, lo cierto es que cada vez las parejas se aguantan menos y deciden poner punto final a su relación a la menor de cambio.
Esmeralda Gómez

Como muestra, los últimos datos publicados por el Consejo General del Poder Judicial, referentes al cuarto trimestre de 2010 –de octubre a diciembre–, que reflejan cómo durante este periodo cada día dos parejas terminaron con su convivencia.

Los datos revelan un incremento en la cifra de rupturas matrimoniales –ya sean divorcios o separaciones– durante el último trimestre del pasado año, alcanzando la cifra de 193, mientras que en el primer trimestre se registraron 177 rupturas; de abril a junio fueron 158 y desde julio a septiembre se contabilizó el menor número, 132. Este último trimestre ha roto la tendencia mantenida durante el año, con un descenso en el cese de las relaciones de un 25%, desde enero a septiembre.

Una vez tomada la decisión de romper la relación, cada vez más parejas optan por una ruptura de mutuo acuerdo, como reflejan los datos: de las 193 contabilizadas en el trimestre analizado, 135 se realizaron de mutuo acuerdo entre los miembros de la pareja –el 70% del total de las rupturas contabilizadas–, frente a 58 ceses de la relación sin consenso por parte de los afectados. Una de las razones que motivan a los matrimonios a ponerse de acuerdo a la hora de emprender caminos por separado estriba en el menor gasto que supone pactar un divorcio de mutuo acuerdo –pueden contratar al mismo abogado para asumir entre los dos los honorarios–, a lo que se añade la mayor rapidez en el proceso.

Ciñendo el análisis al cuarto trimestre de 2010, se contabilizaron 123 divorcios de mutuo acuerdo, frente a 53 no consensuados. En el caso de las separaciones ocurrió lo mismo, doce fueron con el consentimiento de la pareja frente a cinco en los que uno de los miembros mostró su discrepancia a la hora de dar este paso. Además, en este trimestre se ha contabilizado también una nulidad matrimonial.

Aunque cada vez las parejas se aguantan menos, en los últimos años se ha notado una disminución en las rupturas. Así, mientras que en el año 2007 se contabilizaron 727 separaciones conyugales, la cifra bajó en 2008 con 684. Tendencia mantenida también durante el año 2009, cuando volvió a bajar hasta situarse en 647. Sin embargo, el cuarto trimestre del pasado año ha hecho que esta tendencia a la baja se haya roto, al alcanzar las 660 separaciones. Para hacerse una idea del coste que supone una ruptura, en función de los criterios de minutación establecidos por el Colegio de Abogados, aunque el precio de un divorcio o separación es similar, la diferencia se encuentra en si es de mutuo acuerdo, donde el coste mínimo alcanza los mil euros, o hay que acudir a la vía contenciosa, cuyo precio asciende. A esto hay que añadir otras minutas que encarecen el precio.

Este es uno de los motivos que lleva a que la pareja se lo piense dos veces antes de dar el paso.