Dos jóvenes resultan intoxicados por un incendio en su domicilio

San José. El fuego afectó a una vivienda en el primer piso de un bloque de tres plantas en la calle Maestro Soler. Desalojo. Algunos vecinos no pudieron salir porque el humo invadió la escalera
Á. Prada

La tragedia estuvo a punto de cebarse una vez más con los más necesitados. Un joven matrimonio resultó intoxicado a primera hora de la mañana de ayer debido a un incendio originado en una de las habitaciones de su vivienda, ubicada en la calle Maestro Soler, en pleno barrio de San José. En el momento del siniestro también se encontraban en el hogar los tres hijos de la pareja. Varios vecinos se percataron de que, sobre las 9 de la mañana, el humo empezaba a invadir la escalera, un humo que procedía de la primera planta de un bloque de tres plantas. Además, el matrimonio afectado también llamó a los Bomberos, cuyos efectivos se acercaron al lugar en pocos minutos, pero el nerviosismo de los vecinos no se hizo esperar, debido a la presencia del humo, que cada vez se hacía más denso.

Los Bomberos, una vez llegados al lugar del siniestro, no pudieron entrar por la puerta. “Tenían puestas las llaves y eso nos dificultó la entrada en el domicilio, lo que nos retrasó la extinción del fuego”, comentó uno de los bomberos poco después de la intervención en la vivienda de esta joven pareja, formada por un varón de 25 años, , R.S.S., y por una mujer de 17 años, P.R.G., quienes necesitaron de atención médica. El primero fue evacuado en ambulancia de soporte vital básico al Virgen de la Vega y su esposa fue atendida por la UVI y dada de alta in situ. “Fueron atendidos más que por la inhalación de humo, por un ataque de nervios, no se encuentran intoxicados de carácter grave”, informaron fuentes de Emergencias del 112.

Además, la joven pareja tiene tres hijos pequeños, pero ninguno de ellos necesitó asistencia sanitaria.

Escalera bloqueada
Varias vecinas comentaron a TRIBUNA que la escalera se llenó en humo en poco tiempo. “Sucedió todo muy rápido, eran poco más de las nueve de la mañana.Nosotras pudimos salir rápido de nuestra casa. Estaba en pijama y me dijeron que saliera ya. Fue un buen susto”, relató Sara Martín, una joven vecina que vive en el segundo piso y que estaba en su casa en el momento en que se produjo el siniestro.

Otra vecina, Pilar Egida, explicó cómo varios vecinos no pudieron salir de sus casas. “Muchas personas ya no pudieron abandonar sus domicilios, fue completamente imposible, el humo era muy denso y resultaba imposible acceder a la entrada para ir a la calle. Los que salieron primero sí lograron alcanzar la calle, pero los que reaccionaron más tarde ya fue imposible para ellos”, indicó esta vecina que vive en este mismo bloque de la calle Maestro Soler 17-22. Además relató que las paredes de la escalera quedaron dañadas por el humo. “He tenido que utilizar lejía y frotar durante esta mañana para blanquear las paredes, quedaron grises por el humo. No obstante, afortunadamente el susto ya pasó”, sentenció.

Origen del fuego
Según bomberos y vecinos presentes, el fuego pudo originarse debido a una travesura de uno de los hijos de este matrimonio que se dedica a vender artículos en el rastro de la capital. Al parecer, el fuego afectó sólo a una habitación, a la habitación de los niños. El colchón, las sábanas y el resto de la cama aparecieron totalmente calcinados cuando entraron los Bomberos, por lo que pudo deberse a que “los niños pudieron estar jugando con un mechero o con un artículo similar que hiciera prender la ropa de la cama”, según los vecinos. El matrimonio, después de vivir desde hace varios años en este humilde hogar de San José, ya no podrá volver de momento a su vivienda puesto que el humo, el calor y el fuego afectaron al resto de la casa. Ayer, de momento, se trasladaron a casa de un familiar.

Cinco personas que necesitarán la ayuda de sus vecinos y de todas aquellas personas que les quieran echar una mano. “Ellos vivían con lo justo; sólo pedimos que les ayuden ahora, que son una familia muy pobre y muy necesitada. Mi hermana ya me ha traído dos bolsas de ropa para dársela a ellos, porque se han quedado sin nada. El fuego afectó a la habitación y ya no tienen ni ropa. Sólo pido eso, que la gente les ayude”, recalcó Pilar Egida.