Dos hermanas salmantinas hacen "oídos sordos" a la crisis y la desafían con la apertura de su propio negocio de zapatos

La crisis ha llevado a que sea habitual ver negocios que cierran sus puertas después de años de trabajo, lo que es menos frecuente es ver cómo algunos de ellos vuelven a abrirse en busca de una nueva oportunidad.



SALAMANCA, 7 (EUROPA PRESS)



Uno de los que cuentan con "una segunda oportunidad" es una zapatería en la avenida Torres Villarroel de Salamanca, donde dos hermanas, Maite y Ruth López Barbero, han decidido "lanzarse a la aventura" y abrir 'Kiruba', así se llama el nuevo negocio.

Se da la curiosidad de que una de las dos nuevas empresarias se ha reencontrado con sus inicios en el mundo laboral. Maite López Barbero comenzó a trabajar con 17 años en ese mismo local. En él estuvo doce años hasta que se marchó para iniciar un nuevo proyecto en el mundo de la construcción.

Ahora, después de "ir picando por ahí", ha decidido volver a la misma zapatería, pero ya no como dependienta sino al frente del negocio junto a su hermana. Este paso lo dieron cuando al pasar por la zona vieron que el local estaba en alquiler.

Entonces, según ha explicado Maite López Barbero, dieron un paso al frente y decidieron "intentarlo". Un momento en el que, viendo la situación económica de la sociedad, familiares y amigos les llamaron "locas", pero, aun así, decidieron seguir adelante.

Hasta ese momento, estaban trabajando para otros empresarios pero eran víctimas de que "en ningún caso" les hacían contratos por la jornada completa y sí por horas. Además, les pedían "disponibilidad absoluta" para cambios de horarios, una situación que les impedía buscar otros trabajos que pudiesen compatibilizar.

Por estos y otros motivos, Ruth y Maite López Barbero decidieron "cambiar de aires" y han iniciado así una andadura empresarial. En esta aventura afirman que han tenido "cero" ayudas de las administraciones pero confían en que sea el inicio de un proyecto con futuro, un proyecto de dos hermanas que han desafiado a las barreras de la crisis.