Dos fiestas en dos pisos de Salamanca superan en 23 decibelios el nivel de ruido permitido

Las denuncias tuvieron lugar los días 22 de mayo y 12 de junio en dos viviendas ubicadas en las calles Perdones y Varillas.

Superar en 23 decibelios el nivel de ruido permitido por la Ordenanza correspondiente se ha saldado con una multa de 300 euros para cada uno de los infractores, cuando la sanción máxima puede dispararse hasta los 3.000 euros.

 

Al menos eso es lo que señalan las denuncias correspondientes, que revelan que el exceso de ruidos se debe a dos fiestas organizadas en cada uno de los domicilios.

 

La primera de las sanciones se refiere al pasado 22 de mayo (01.10 horas), cuando la Policía Local acudió a un domicilio del número 6 de la calle Perdones de la capital, ante el aviso de los vecinos. Allí, el ruido de música y voces superaba en 23 decibelios el nivel permitido. A. J. S. fue sancionado con 300 euros.

 

La segunda de las sanciones, por el mismo motivo, tuvo lugar a las 02.00 horas del 12 de junio, en el número 16 de la calle Varillas, siendo una infracción muy grave, castigando a M. C. con 300 euros de sanción.

 

Otra denuncia tuvo lugar el 28 de junio a las 01.20 horas en una vivienda del número 23 de la calle Toro por superar en 8,8 decibelios el nivel permitido, y con una sanción de 300 euros. El motivo de la misma fue por "molestias originadas por el ruido de música, taconeo y movimiento de muebles".