Dos detenidos por el tiroteo a la casa y el coche de dos docentes

Investigación. Los imputados son dos jóvenes, de entre 18 y 20 años, que han estudiado en el centro de FP.
E. G.

Agentes de la Guardia Civil detuvieron el pasado miércoles por la noche a dos jóvenes por su presunta implicación en el tiroteo perpetrado en la noche del pasado día 12 de octubre a una vivienda y a un turismo de dos profesores del Centro Integrado de Formación Profesional Río Tormes, según confirmaron fuentes policiales.

Debido a que la operación continúa abierta puesto que no se descarta alguna detención más no han trascendido más datos acerca de los arrestos, lo único que han confirmado fuentes del Instituto Armado es que los dos detenidos –que tienen entre 18 y 20 años– han estudiado en el citado centro de Formación Profesional –se desconoce si están matriculados en la actualidad–. Al cierre de esta edición, los arrestados continuaban en los calabozos de la Guardia Civil de Salamanca, a la espera de pasar a disposición judicial.

Los agentes que llevan las pesquisas creen que entre los arrestados no está el autor de los disparos, según informó la agencia Efe.

Por su parte, uno de los profesores afectados, Juan Luis Rivas, cuya vivienda recibió varios impactos de bala, presuntamente por el encargo de uno de los alumnos confesó ayer que tiene miedo por su familia y opinó que el intento de agresión que sufrieron él y otro docente del centro no responde a “una travesura”, sino que es un “hecho delictivo muy grave”, según recogió ayer el diario ABC y según manifestó a Antena 3.

El docente explicó que su compañero también está sufriendo las consecuencias del tiroteo, en este caso en su vehículo, y, aunque está “a punto de jubilarse”, permanece de baja por ese motivo.

En su opinión, el suceso no fue un “hecho puntual ni una chiquillada”, ya que fue algo “premeditado” y recordó que todo comenzó cuando un alumno del instituto robó una batería de la clase del otro profesor.

Como tutor del módulo de automoción, Juan Luis Rivas reprendió al joven hasta que devolvió el material y denunció que éste le increpó diciendo que ya “arreglaría” el asunto un amigo suyo “con antecedentes”. Por último, explicó que el alumno, de unos 20 años, ha seguido acudiendo a clase con “normalidad”, a pesar de la gravedad de los hechos, porque destacó que la tarde en la que se produjeron los disparos, había estado jugando en la zona con sus hijos. Por su parte, el alcalde de Terradillos, Amador Montero, mostró a este periódico su “alegría por las detenciones efectuadas”. Catalogó la actuación como un acto “salvaje y sinsentido”, ya que “por tener un problema con un profesor no se puede solucionar de esta manera”. Por su parte, señaló que en el momento de los hechos, el Ayuntamiento se puso a su disposición por si necesitaba protección.

Los hechos que saltaron a la luz el martes sucedieron en la noche del 12 de octubre. Según las investigaciones, los ocupantes de un vehículo de gran cilindrada, de color oscuro, acudieron al Aldearrubia, donde efectuaron entre dos y tres impactos de bala en el lateral izquierdo del turismo. También fueron al domicilio del docente Juan Luis Rivas, para efectuar disparos contra el turismo, según fuentes cercanas al caso, pero, en esta ocasión, y debido a una valla que rodea la urbanización Los Cisnes, los impactos rebotaron y acabaron en la fachada de la vivienda del docente, que en ese momento se encontraba en el jardín.