Dori Ruano dirigirá el primer equipo femenino de la historia en Salamanca

DE MOMENTO, CADETE. La campeona del mundo salmantina, que comenzó a trabajar con su escuela en 2004, ha logrado sacar un conjunto con ocho féminas que ya este año correrán la Copa de España
ISABEL DE LA CALLE

Dori Ruano está muy cerca de conseguir su sueño. Desde que en 2003 comenzara a reunir ayudas para fundar una escuela de ciclismo, apenas seis años después de que la pusiera en marcha ha logrado tener un equipo sólo de féminas.

Siempre respaldada por Caja Duero y el Ayuntamiento de Cabrerizos, la campeona del mundo salmantina ha unido a cuatro ciclistas charras con cuatro vallisoletanas, que podrán disputar ya en esta temporada ocho pruebas de la Copa de España. A pesar de todo, el calendario nacional es muy exigente económicamente hablando, por lo que la ex corredora charra sigue buscando nuevos apoyos para que el equipo pueda realizar los viajes en buenas condiciones.

En el resto de pruebas del calendario anual, las niñas del conjunto femenino seguirán compitiendo junto al equipo cadete masculino de la escuela Dori Ruano-Caja Duero-Cabrerizos, como han hecho hasta ahora, en Castilla y León.

De momento, las corredoras salmantinas que acudirán a disputar las pruebas de Copa de España por toda la geografía nacional serán cuatro cadetes: Andrea de Diego, Tatiana Velasco, Sara Rubio y Lidia Pérez.

Las corredoras vallisoletanas que integrarán el equipo charro no son unas desconocidas para Dori Ruano, ya que las viene siguiendo desde 2003, cuando la ciclista de Villamayor inició la andadura con su escuela.

Pero la ambición de Ruano no termina en un equipo de cadetes, ya que está buscando los necesarios apoyos económicos para que este primer embrión tenga una continuidad en el tiempo y que “dentro de cuatro años, podamos contar con un equipo sub 23”, como asegura la propia directora de la escuela.

Para la ex profesional charra, la existencia de un equipo femenino en Salamanca siempre ha sido “un sueño”, asegura, ya que “en mi época era algo impensable”. Y es que por mucho que Salamanca haya disfrutado de las mieles del éxito deportivo con una ciclista como la de Villamayor –campeona del mundo en pista, bronce en un Mundial contrarreloj y 16 veces campeona de España– y, poco después, con la capitalina Fátima Blázquez –disputó dos Juegos Olímpicos, 8 Mundiales, 8 Giros, y 6 Tours– , ambas tuvieron siempre que competir con equipos de otras ciudades e, incluso, extranjeros.