¿Dónde están los árboles perdidos en la Alamedilla y los Bandos?

La Alamedilla

Ciudadanos por la Defensa del Patrimonio alude al deber del Consistorio de mantener los parques y zonas verdes de forma que éstos puedan ser disfrutados, en las mejores condiciones, por todos los salmantinos.

La Asociación Ciudadanos por la Defensa del Patrimonio se ha dirigido al Ayuntamiento de Salamanca para exigirle que cumpla con su deber de mantener los parques y zonas verdes de forma que éstos puedan ser disfrutados por todos los salmantinos. Entre otros aspectos a cuidar se sitúa la conservación del arbolado y la masa vegetal que se ha visto gravemente mermado en los últimos años tanto en el Parque de la Alamedilla como en la Plaza de los Bandos.

 

'Ciudadanos por la Defensa del Patrimonio' recuerda, en su escrito, que el 2 de septiembre de 2015 operarios de la empresa concesionaria municipal retiraron del Parque de la Alamedilla un castaño de indias y dos cedros que estaban secos. Según informó el Ayuntamiento de Salamanca, estos árboles situados en la zona infantil, serían repuestos "cuando sea el periodo de plantación adecuado".

 

Si bien esos han sido los últimos árboles perdidos de este importante parque antes se perdieron otros -durante la última reforma y en años anteriores- sin que fuesen convenientemente sustituidos. Según fue comunicado por la Asociación al Ayuntamiento de Salamanca el pasado mes de octubre, sólo en el zona infantil deben ser repuestos siete árboles a los que deben sumarse varios más en el parterre de la Calle Alamedilla y en el perímetro del estanque.

 

En una situación semejante se encuentra la Plaza de los Bandos, zona en la que en los últimos años se ha perdido buena parte de los árboles situados en su perímetro, lo cual debe ser tenido en cuenta por el Ayuntamiento de Salamanca a fin de que sea solventado con la mayor prontitud.

 

La importancia del arbolado en una ciudad como Salamanca, que carece en su casco urbano de grandes espacios verdes y de esparcimiento, contribuye notablemente a enriquecer su imagen y a aportar sombra en las calles y en espacios abiertos, haciendo más habitable nuestra ciudad. Su contribución también ayuda a reducir la contaminación y el calor que los peatones padecen en verano.

 

Pero el Ayuntamiento de Salamanca también debe preocuparse por asegurar el desarrollo futuro de los árboles, previniendo los actos incívicos y evitando podas como las que se vienen practicando en las últimas campañas.