Dolor y emoción en el funeral por las víctimas del accidente de tren de Santiago

El arzobispo de Santiago, Julián Barrio, ha empezado a oficiar la homilía en memoria de las víctimas del accidente ferroviario que tuvo lugar el pasado miércoles en el lugar de Angrois, en las proximidades de la capital gallega, que acoge este lunes la Catedral con la presencia de numerosas autoridades del Estado.

 

La ceremonia religiosa ha empezado a las 19.00 horas y previamente un sacerdote ha reconocido el "duro golpe" que supone un siniestro de Angrois, en el que "muchos" han "encontrado la muerte de modo inesperado y prematuro", mientras otros "han resultado heridos de diversa consideración". "Todos sufrimos", ha reconocido.

 

En el interior del templo se han dispuesto en la nave central familiares de las víctimas del accidente y residentes en Angrois, punto donde ocurrió el siniestro y cuyos vecinos no dudaron en lanzarse a las vías del tren a asistir en los primeros momentos a los afectados. A la izquierda del altar se han sentado las autoridades y a la derecha, otros familiares y público en general.

 

No obstante, la Catedral compostelana se ha quedado pequeña para albergar a todos los que quieren rendir homenaje a los fallecidos en la tragedia ferroviaria. Así, decenas de personas no han podido entrar en el templo y siguen la eucaristía desde una pantalla que ha sido instalada en la Plaza de la Quintana.